Bardena infinita

Publicado: julio 16, 2011 en Crónicas, Este Fin de Semana
Etiquetas:, , , , , , ,

Las 8:00 a.m. y sábado. ¿Que mejor plan que una ruta en BTT?

Hoy el grupo es nutrido y lo forman:

Cesar Cope, Guillermo, Samuel, Marta, Enrique, Daniel y un “visitante” (Abel). ah si…y yo mismo por supuesto.

Hoy me tocaba estrenar bici a mi  y he salido de casa, mas contento que unas castañuelas (no podía perderme la ruta).

Partimos de la cooperativa y salimos hacia Tudela por el camino que hay tras el puente de la autopista.

Una vez en Tudela, callejeamos por el casco antiguo para llegar hasta el puente del Ebro, que  cruzamos e inmediatamente después giramos a la izquierda por una pista  que va junto al río hacia la recta de Arguedas.

Cruzamos la carretera (la recta) y continuamos por una pista (pasando por un “labrao”), a buen ritmo, hasta llegar a la carretera que conduce al cuartel del ejército en la Bardena. La cruzamos y pasamos junto a Castil de tierra. Lo dejamos a la izquierda rodando el polígono de tiro y encaminandonos hacia el Rayón.

Tras coronarlo, empieza la zona mas divertida (y técnica) de la ruta, y que nos permte descender por el paso de los ciervos, y que bajamos con diferente disfrute, dependiendo del biker en cuestión…jejeje

El entorno es digno de ver. Zona de paisaje lunar, árido y típico de las bardenas, con las diferentes formaciones que la erosión ha creado.

Zona de senderos y trialeras junto a un cañon y nos detenemos a observar mejor, el puente de tierra natural que hay en el fondo del citado cañón. Los ojos atentos al sendero, pues hay cada boquete por el que cabe una monovolumen…

Samuel y Enrique conducen hoy la expedición, dado que son los mejores conocedores de la ruta y la verdad es que da gusto rodar en terreno técnico tras ellos pues se mueven seguros y ágilmente.

Vuelta a la pista que rodea el polígono de tiro en dirección contraria, hasta alcanzar CASI Castil de tierra.

En una caseta situada, alrededor de un kilómetro, antes de la formación “imagen típica” de las Bardenas, nos desviamos por una pista que termina en un ríachuelo. Lo cruzamos como mejor podemos y continuamos por su estrecha ribera, teniendo que echar la bici al hombro alguna que otra vez…(alguno de los participantes en este punto aterriza, pero vuelve a levantarse como un resorte, pensando que no le habiamos visto….SI, QUE SEPAS QUE TE VIMOS CAER!!! jejeje).

No diremos (o si…) que se suceden otras caidas de distintos participantes (bueno, casi que hoy le ha tocado ser el capacido de las … al mismo así que por hoy ya lleva tocata como para que se lo recordemos…). Porcierto,  …para saber quien es el susodicho… tendríais que acompañarnos…en las rutas, así que si estás leyendo esto y aun no sales con nosotros…anímate.

Pasamos a otra pista y de nuevo a zona técnica. Molinillo, equilibrios, escalones…

-“Daniiiii, no pases por ahiiiii…..” (que si quieres arroz Catalina…jejeje)

Finalmente nos acercamos al Yugo y su temible subida, que tras 70 kilómetros, calor y bochorno, se hace mas larga y dura de lo que ya es de por si, pero salimos victoriosos y llegamos al manantial de cerveza (quiero decir al bar, al que casi dejamos sin existencias).

Gran almuerzo, pero un participante se retira. Llama a los servicios especiales de rescate (sufrida esposa) y da por terminada, una ruta que solo hasta ese punto ya requería de un buen nivel de forma (no hay que desanimarse, que has estado muy bien y has aguantado como un titán!!).

Tras llenar el buche, empieza la bajada a Arguedas,en la que, otro compañero más, prueba el asfalto, debido a un pinchazo inoportuno. Magullado, repara el pinchazo y prosigue como un campeón.

Ya en la recta de Arguedas,  tomamos una pista paralela a la carretera. Ahí ,el expreso de Jaca,también conocido como el rayo de los pirineos, Speedy Gonzalez (yeepa yeepa, arriba arriba, andale andale!!!) o el correcaminos (todos motes acertados a partir de hoy), toma la cabeza del grupo y nos lleva primero a 30 km/h…31, 32, 33, 34…..y a veces el cuenta kilómetros pasaba de ahí…

Le ritmo es frenético y se termina la conversación, todos agachamos la cabeza y apretamos dientes para seguir el ritmo (nos pensaremos si invitarlo a futuras rutas, más que nada por nuestra salud…jejeje).

Abel: eres una máquina.

Nos disponemos en fila de a uno y los casi 20 kilómetros,  pasan en un plis plas, aprentando dientes y agachando la cabeza para no perder un metro sobre la bici precedente.

Los kilómetros y el ritmo hacen mella, pero acabamos subiendo a casa para terminar los 96 kilómetros de esta bonita vuelta con la sensación de haber disfrutado de una ruta  completa y digna de ser repetida.

Por cierto, lo de la doble suspensión y el brain…es otro mundo (subiendo, bajando y en llano…).

Mi fiel Mondraker funcionó a las mil maravillas durante años pero la Specialized…es otro mundo!!!.

Deja un comentario...

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s