Crónica: Maratón de los Monegros 2014

-“Que no se me olvide la comida…”

Faltaba poco para las 8:00.a.m. y yo repasaba mentalmente todo lo que tenía que llevar, hasta que me doy por vencido. Lo que no recuerde ahora, no lo voy a recordar, así que pillo la camelback, la mochila de la ropa, la bolsa de la comida… y acudo al Hangar del “KarroKarrikiri”.

Soy el primero en llegar pero un minuto después aparecen Chelu y Guillermo cargados con  bicis de terceros,su propia maleta y demás enseres.

Montamos las bicis, enganchamos el carro a la furgoneta y sobre las 8:20 a.m. estamos camino a Sariñena.

Conduce Jarauta, copilotado por Sierra. En segunda fila de asientos, Marta, Feliciano y yo, y atrás van Chelu y Guillermo.

En otros dos coches nos acompaña el otro equipo (el de la media maratón (“The Goin Brothers” más un amigo suyo de Tudela y el apoyo de Raquel).

Una vez en Sariñena, se nota el jaleo. Seremos unos 6700 ciclistas en tomar la salida y hay que acomodarlos a todos…

Entremos en el recinto y lo primero son los dorsales, tras lo cual nos dedicamos a las compras y esas cosas.

Visito a los chicos de RockTheSport, que están trabajando para solucionar cualquier incidencia y tras eso… a poner los carteles de la Night & Bike 2014.

Hecho el trabajo…toca comer.

Son casi, las 11:30 a.m. y hay que zampar. Solo quedan dos horas para la salida.

Media hora después comienzan las prisas…

En la maratón, dicen, que salen unos 5000 Bikers, con lo que hay que llegar cuanto antes a la parrilla de salida para no empezar desde muy atrás (puede suponer muchos atascos, agobios y accidentes).

Nos cambiamos a todo meter y vamos a la salida. !!!Esto está hasta arriba!!!

Empezamos a ir hacia atrás y más atrás, hasta que Marta ve un hueco… y digamos que nos metemos…

Estamos a mitad de parrilla y queda una hora aún.

Feliciano dice que va a intentar tirar fuerte, mientras el resto decidimos pasar el día juntos.

13:20, Se pone a llover y decidimos ponernos el chubasquero.

13:30 Se da la salida y vemos, al fondo, como los primeros salen disparados mientras nosotros seguimos parados…hasta que pasados unos minutos, empezamos a movernos muy despacio…

Tenemos suerte y pasamos el embudo del pueblo sin parar. Marta, Guillermo y yo vamos tirando hasta que nos damos cuenta de que el resto no está así que reducimos ritmo y dejamos que nos adelante gente hasta que chelu, Jarauta y Sierra enlazan.

Al principio hay varias zonas de charlos que ocupan todo el camino e intentamos esquivarlos y/o pasar lento para no mancharnos, pero dado que otros acaban salpicando… optamos por pasarlo bien :-).

Toca zona contra el viento e intento pillar rueda y que el resto del grupo me siga pero apenas acelero, me indican que baje ritmo… me toca tirar a mi solo contra el viento… argggg.

Pasan los kilómetros y la situación se repite varias veces, y me desgasta pero bueno, vamos avanzando.

Pasamos “el río” y este año nos encontramos la sorpresa de que ¡¡está cementado!!. Lo que antaño era un atasco monumental ahora es un charco más en el trayecto.

Continuamos y vuelvo a tirar del grupo en pos de una rueda a la que seguir pero… seguimos igual… con cada acelerón para pillar una rueda que vaya a un ritmo que me guste y me permita descansar… me indican que baje ritmo y tengo que volver a tirar contra el viento…

Entramos en la zona de polvo y se forma tal tormenta de arena que apenas se ve delante, pocos metros.

Paso encima de una grieta y pego un grito avisando pero es tarde. Marta casi se la come y un tipo que se ha metido en medio de nuestro grupo, mete la rueda de lleno y cae al suelo. Guillermo que va inmediatamente detrás, decide rematarlo con un golpe de rueda en el costillar del caído, sin pensar que eso… le hará saltar por los aires.

Escucho gritos detrás de mi, y al girarme veo un atasco de gente que intenta no atropellar a los accidentados.

Por suerte, ambos se levantan por su pié y corremos a ver que tal están mientras se retiran del camino.

Parece que están bien y el mozo no le tien en cuenta el golpe de rueda a Guillermo.

Conforme avanzamos,vemos muchos accidentes de participantes. Entre tanta gente… siempre hay percances.

Llegamos al primer avituallamiento y nos detenemos.

Nada más salir de nuevo a carrera, empieza una zona de aproximadamente 8 kilómetros de ascenso a la sierra.

Los primeros cuatro son de poca inclinación, pero los últimos van adquiriendo inclinación y por doquier se oye ruido de cambios, ascendiendo piñones.

Pongo un ritmo cómodo y empiezo a adelantar a gente y más gente (Me crezco…a ver si resulta que soy escalador…jijiji). De reojo, veo a alguien que no me deja la rueda y termino por mirar quién es… Si es Marta!! y le sigue Chelu!! que bien.

fotoMonegros2

De Izquirda a derecha:Chelu, Marta y yo

fotoMonegros1

De Izquierda a Derecha:Chelu, Marta y yo

Ascendemos hasta arriba juntos y esperamos al resto que llegan en unos minutos para proseguir en grupo.

Toca zona de falso llano para terminar de nuevo con otra rampa. Las caras dicen que hace daño. Mis sensaciones son buenas.

Arriba hay un avituallamiento, y esperamos a reunir de nuevo.

Alguno que estuvo el fin de semana anterior enfermo, parece que aun arrastra secuelas y llega fastidiado.

Marta le ofrece que cambiemos a la ruta corta y eso le llega a la alma:

-“Yo he venido a hacer la larga y la terminaré!!”

Tocan unos cuantos kilómetros de bajada y disfrutamos de la zona, si bien tenemos que lidiar con bikers que se cruzan sin avisar (alguno se llevó algún grito y una muestra de mano abierta destino a su cabeza…), accidentes y demás…

Kilómetro 58. Avituallamiento sólido. Nos detenemos a zampar.

Bocadillo de atún con mayonesa (no es lo mas digestivo pero había hambre), plátano y bebida.

Mientras comemos, llega, el amigo de Jarauta que nos acompañó en la Javierada y dice que va fastidiado…

Mi teoría es que todos los que estamos participando sabemos que a media tarde va a llover y si te pilla antes de cierta zona arcillosa… lo vas a pasar mal, por lo que la gente ha empezado realmente fuerte y ahora se pagan als consecuencias.

Volvemos a montar en bici y aunque Marta me dice lo contrario, se que toca falso llano ascendente con viento en contra durante unos 15 kilómetros…ufff

Esta vez Marta me va haciendo relevos y me empiezo a notar flojo… será la digestión?? esperaremos…

Cuando llevamos varios kilómetros, el grupo parece que va repuesto fuerzas y empiezan a dar relevos con lo que podemos descansar mejor.

Llega una zona de toboganes (cuesta arriba, casi llano, cuesta arriba casi llano…) e intento dar mas relevo para que alguno  que sé que va justo no tenga que hacerlo y veo como voy desgastándome de forma importante…

Finalmente llegamos a una curva, donde otros años había una cisterna repartiendo agua y dejamos el viento de forma que nos da lateralmente… algo es algo.

Llega la zona que más temo. Es una sucesión de toboganes que se hace interminable y soy consiente de que es donde más desgasta la ruta.

…Y efectivamente la gente va hecha un trapo. No pillamos una rueda decente ni por asomo, así que vamos avanzando mientras otros se meten tras de nosotros…

En medio de una cuesta, paramos un minuto a tomar un gel y proseguir… esto me ha levantado en el aire!!

Continuamos así kilómetros, hasta que finalmente llegamos al último avituallamiento, donde volvemos a parar a comer algo.

Quedan 30 kilómetros aproximadamente.

Salimos que queda algo de ascenso, suave pero se ve con otros ojos, a sabiendas de que en pocos kilómetros tiene que llegar el descenso.

Efectivamente, empezamos a bajar y Marta con Guilllermo van tras de mi. Unos metros más atrás Jarauta, Sierra y Chelu.

Se me ocurre decirle a Marta:

-“Leí que los que hagan menos de 5 horas es diploma Oro, hasta 6:30 es plata y hasta 8:30 creo que bronce…y el resto…pos nada, claro…”

-“Como?? Venga vamos…”

-“Estoy muy desgastado… vamos a exprimir ahora??”

-“Venga vamos…”

Cambiamos RADICAMENTE el ritmo a nos ponemos mano a mano a darnos relevos.

Posiblemente sean los kilómetros de mi vidaa ciclística en los que más desgaste haya sufrido y en los que más haya tenido que tirar de fuerza mental para no pararme…

Rodamos a unos 35km/h y adelantamos a un número ingente de participantes que van casi parados.

-“Voy por la izquierda, voy, voy voy…”

Tenemos que ir advirtiendo para que nos dejen paso y no provocar incidentes…

Cae alguna gota suelta, nada solo una advertencia… peor estamos acabando la zona de polvo, BIEN!!

Llegamos a un camino asfaltado y me toca relevo… lo doy todo… 44 km/h… hasta que me vacío y Marta me sobrepasa.

Un tipo, majo… iba tras de Marta y quiere seguir ahí…

-“Marta, deja paso que quiere pasar…”

El tipo: -“No, no… que voy muy bien aquí…”

-“Pues mira… esta rueda es mía así que arreando y sino a dar relevos!!”

Y el tipo… optó por NO dar relevos…

Marta va disparada y yo voy en reserva… cada kilómetro de viento comido anteriormente… me viene ahora para decirme: Para… ya no hay gasolina.

Quedan 15 kilómetros y seguimos dando fuerte… y toca subir una cuesta asfaltada.

Voy reventao peor me crezco al ver que seguimos adelantando gente y no nos adelanta nadie… Venga vamos!!!!

Marta, me ve flojear y me grita:

-“VENGAAAAAA, ULTIMO ESFUERZOOOO, Venga….”

Agacho la cabeza y le digo:

-“Vete… no puedo” y bajo a 21 km/h. Eso es gloria… y aun adelantamos a la gente…

-“Como?? Vengaaaa!!!!!”

Y no se aun porqué… le hago caso… 28……29…. 30 km/h…..

QUEDAN UNOS 6 KILÓMETROS  y vamos por un camino/pegredal de grava aragonesa (cada canto de espanto, oiga) y parece que nos han dado fuego…

-“Venga, ya se vé el pueblo!!!”

Continuamos adelantando y alguno “se pica” al ver a Marta adelantándolo a semejante trote pero… nadie arranca…

Al fin, entramos en los últimos 100 metros por los arcos y vemos la meta.

-“Dame la mano!!”, Me dice Marta

Y entramos  con la mano en alto y una sonrisa en la cara….

Paramos y esperamos a que vengan estos pero empieza a llover más y decidimos ir a cubierto, no sin antes parar a por una cerveza.

Ya en el cubierto, esperamos y al rato aparecen nuestros compañeros, de los que alguno ha pagado el esfuerzo en relevos, ( y el estar malo el fin de semana anterior).

-“Creía que no llegaba!!!, ganas de llorar tenía oye… que dolor….”

Estamos contentos… aun parando en todos los avituallamientos hemos hecho 5:30 horas lo cual está muy bien para nuestro nivel…

Vamos al coche a por la maleta y una vez en las duchas descubrimos LO MEJOR de esta edición… HAY AGUA CALIENTE!!!

Al rato aparece Feli, que el pobre había llegado antes y estaba esperándolos en la meta pensando que no habíamos llegado!!!  Es un campeón.

Ya relajados vamos a por la comida, de la que damos buena cuenta y decidirnos volver a casa tranquilamente.

Entraba en casa cerca de las 12 de la noche, bastante cansado, pero contento…

P.D:  Mi lección aprendida…El año que viene… vamos más rápido al principio pillando rueda…y tirando menos… para cansarnos menos… y seguro que además mejoramos tiempos…

Anuncios

GR99 – La ruta del Ebro

-“Vas a necesitar varios tomos para esta crónica!!!…”

Me decían mis compinches durante la ruta.

Y es que el día fué largo, completo y si contase todo… probablemente tuvieran razón.

Pero mis aptitudes de literato no son para el premio planeta, y por tanto no merece la pena dedicar tanto tiempo y esfuerzo, con lo que os tendréis que conformar con este resumen.

Domingo, 6:00 Zulu, Murchante City

No puede ser…. ya suena este maldito cacharro??  codazo al costillar. arrrgggg….

Ella también lo ha escuchado… todas las veces…

Me levanto.

Desayuno con fruición. Vete a saber si la ruta se complica hoy… por si acaso… que me quiten lo… tragao.

7:00 Zulu – Hangar de vuelo Karrikiri (cochera de Jarauta vamos…)

Todo cargado?? Pues arreando… Destino: Logroño.

….

1 hora más tarde estamos descargando las bicis del “Karro Karrikiri” (con muchas “Ks” como el de 8 apellidos vascos…) y miramos a nuestro alrededor.

¿!¿!¿!¿Es que en este “pueblo” no madruga nadie????!?!?

Finalmente un transeúnte “paseaperros” aparece y preguntamos, donde está el Ebro.

8:30 Masai, Ribera Logroñil del Ebro…

Aquí empieza la ruta, esto está perfectamente balizado así que no hay pérdida, decía Sherpa-Guillermo… (cagüen toooooo!!!)

Bueno… a lo que estamos…

Cinco minutos después, tenemos claro que esto de balizar se lleva muy mal en la rioja (de vino saben de pero de poner postes….un carajo…y eso que el “emparrao” lleva unos cuantos…). Nada que sin salir de Logroño y tras dos postes… acabamos preguntando a un paisano…

Resultado: No tiene ni idea…

Otro poste!!! Allí!!!! Venga que ahora sí!!!!

Finalmente salimos de Logroño y nos topamos con “LAS OBRAS”.  Una carretera, o algo con muchos carriles, a medio hacer, que demuestra que para hacer… tienen que deshacer otras cosas y parte de lo deshecho son… muy bien: “los postes de balizado”. Se lo han cargado toditos todos…

Que si voy que si vuelvo que tira pa´tras aun más…

Oigan que esto se corta!!!!

Una hora después… encontramos un poste dichoso.

Ya está… si es que ha sido un principio complicado pero AHORA SI… AHORA…

Esto se corta y acaba en el río.

Será posible…

Pues por esta carretera…venga dale.

Me pongo primero, Guillermo detrás y seguido Chelu, Jarauta, Sierra y Patxi que cerraba el grupo de hoy…

-“Vamos a recuperar el tiempo en un plis plas , verás como pongo  yo orden aquí…”

Agacho la cabeza y pongo plato… acelero….

acelero…

y acelero….

Y al fondo de la carretera aparece un tipo.

En medio del asfalto…

-“Parece… pero no”.

COÑO!!! que lleva un escopetón!!!

Voy frenando.

Es la entrada a la base militar o lo que sea eso… pero el tipo lleva escopetón y ropa de camuflaje.

-“Que buscábamos….”

-“Sí, si… tirad por allí empalmais con esa otra carretera, pasáis el pueblo y volvéis a tomar la GR que a partir de allí ya está la cosa mejor y tal…”

Si la cosa está mejor… pues oye… venga vamos…

Vuelta atrás… sube puente (en obras) cruza dos rotondas, baja y a rodar con la carretera…

Jarauta dice no se que de que lleva 30 euros… de que hablará… Seguimos…

Por fin volvemos a camino…. y se corta

-“Que estaba balizado… que no había problema…. Llevamos dos horas y veo Logroño ahi.. al fondo…”

Junto a nosotros, un río que desemboca en el Ebro, no se puede pasar…

Al otro lado, la verja final del acuartelamiento /”peña del escopetón”.

-“Que hacemos??”

Aparece una furgoneta con dos tipos a los que Patxi aborda.

10 minutos mas tarde…

-“O subimos al otro lado de la carretera, ascendemos la loma y bla bla bla…. o cruzamos el río…”

Nos miramos entre nosotros y nos acercamos a la orilla.

Patxi: -“Esto no se puede cruzar, que la corriente se te lleva  y mira que ancho y profundo y… medirá 10 metros de ancho… por lo menos y….”

Chelu: -“Venga calcetines fuera y a cruzar!!!”

Sierra y Jarauta, le miran con media sonrisa pensando que es broma al Tudelano…

Mientras Patxi le mira esperando que se ría y le diga que es una broma, Chelu y yo ya estamos en el agua.

-“ESTA CONGELADA!!! MADRE QUE FRÍA!!!”

La corriente es fuerte y me desplaza la rueda trasera de la bici haciendo que el plato se me clave en el tobillo…

-“”YABABADUUUU!!!!! ME cagüen tooooo…. aisss aissss aissss”

Salgo del agua con los pies insensibles y el tobillo “agujereao” por los dientes del plato…

Miro atrás y Jarauta está en medio del río, junto con Patxi.

Guillermo, el sherpa, se lo está pensando.

Le toca el turno a Sierra  y cuando está a medio río, Guillermo despierta…

-“Si a Carlos le cubre por ahí…a mi me llega al cuello!!!”

Entre risas y fotos terminamos de ponernos los calcetines con los pies helados y esperando que vuelvan a caldearse.

Y ahora… que?

Seguimos….

Montamos en la bici y cien metros más adelante hay un caminico. Unos kilómetros más adelante hay un pueblo

Patxi:

-“Fijaros la torre del campanario, está inclinada en dos ejes porque…”

Guillermo:

-“Eso lo pillo yo y son dos viajes de bañera…”

Salimos del pueblo y poco a poco, parece que enlazamos postes hasta le siguiente pueblo.

Hay que parar y comer algo, a la vez que aprovecho para quedarme de corto (primer día del año totalmente de corto…BIEN!!!).

Salimos del pueblo (no me preguntes su nombre… uno raro…) y avanzamos unos kilómetros a buen ritmo hasta un cruce.

Un camino con cartel de 2prohibido camino privado” otro algo antes, un tercero en cuesta y un cuarto en cuesta bajo un túnel…

Tras probarlos todos… acabamos por el camino prohibido, con la suerte de que un paisano nos confirma que es por ahí… (y los postes?? donde estaban los postes…??).

Unos kilómetros más adelante:

-“El hombre del patrol había dicho que cruzásemoa la vía, pero hay un poste por ese camino en mal estado… hay que seguir los postes no…???”

500 metros después, volvemos sobre nuestros pasos (pedaladas) a cruzar la vía…. si es que, si es queeee….

Continuamos por un camino, en cuya margen derecha se eleva una serie de cortados, desde los que unos buitres nos vigilan. Muy bonito, la verdad.

Poco después, salimos de esa zona y volvemos a acercarnos al Ebro para llegar a otro pueblecillo. De los postes…. ni noticias por carta oiga…

Paramos a un “hombre en C15” : NI IDEA, pero de joven que si era por aquí y por allá para ir a Lodosa y… que igual que estábamos oiga…

Guillermo le pregunta a un Marroquí que conduce con su hijo en un camioncico. Lo único que tiene claro es que por el camino de enfrente… NO.

Conclusión… de los 3 caminos… vamos por el de enfrente… porque es el más lógico…

(A todo esto Patxi está relacionandose con un agricultor local en busca de datos de ruta).

500 metros más adelante, y a la vez que Patxi bracea con gesto de NOoooo, por aquí no es… QUE SE CORTA aquí mismo…. y mientras el Marroquí se nos queda mirando, sin entender un carajo… tenemos que dar la vuelta

(eso si… sin mirar al marroquí que se tiene que estar partiendo la caja…).

Pues entramos al pueblo y preguntamos…

No hacemos más que entrar al pueblo y Chelu  (si fuera apache le llamarían: “Ojo de Águila”), avisa:

-“Mirad!!!! Porahí””” (la calle más empinada y estrechica de todo el pueblo. que digo… de toda la comarca!!!!

(en una fachada había una placa del 10 cm de largo por 5 de alto con la señal de la ruta… vamos… para miopes…)

Subimos la cuesta y arriba del pueblo se ve una carretera que sube, y sube. Ya verás como es por ahí.

Y efectivamente. Allá que vamos carretera arriba (todo balizado deciá…. todo bali…leches!!!).

Arriba un cartel maravilloso: “Bienvenidos a  Navarra”.

Guillermo:

-“A partir de auí ya estará mejor balizado y tal….”

Desde arriba se puede ver el Ebro hasta varios kilómetros de distancia, “el nacimiento/inicio” del canal de Lodosa…

Empezamos a bajar y se me pone la sonrisa en la cara… el camino se estrecha hasta quedar en un minisendero con inclinación importante… Allá que voyyyy!!!

Llego abajo y espero al resto que… (bajada censurada por orden ministerial o parecido…).

Nuevo Testamento (sí que se va a alargar esto, sí…)

Bien, por donde iba..

Ah sí…

Antes de Llegar a Lodosa, nos volvemos a perder gracias al mágnífico balizado de postes Navarros.

Obligamos a un pobre seños enbici que pasea a su hijo, a decirnos por donde continuar y nos olvidamos de los postes…

Conclusión: “CANAL DE LODOSAAAAA” (si quieres ir a Lodosa…. casi que ir al lado del canal verdad.).

Llegamos a Lodosa y ya con la experiencia que da el haber preguntado mas de setecientas veces en un mismo día, Guillermo apresa a una pareja mientras el resto le esperamos

bajo la señal que indica donde va la ruta.

Otro pueblo, y estamos perdidos. Solo ponen postes donde es recto y es imposible perderse. Ahora si, para los cruces no hay presupuesto.

En el puente de entrada, chelu pregunta a un mozo que va en bici.

Resultado:

  • El mozo está perdido
  • El mozo está reventado
  • El mozo es de Calahorra y no sabe in por donde le da el viento
  • El mozo se nos junta.

Seguimos avanzando y de vez en cuando miro para atrás. Allá al fondo se ve al mozo que nos sigue mas mal que bien… y nosotros no podemos aflojar mucho (aunque lo hiciéramos) porque nos vana a dar las mil…

Un porrón de kilómetros después, a una media de 27 km/h (para esperar al mozo…) aparecemos a la entrada de San Adrián. Nos merecemos un descanso. Llevamos 80 Kilómetros y como la ruta continúe así, no te quiero contar.

Una caña / bebida de cola (si quieren publi que nos patrocinen “la Night”) después. Montamos en la bici de nuevo.

A un paso Calahorra, vamos cosa de tres kilómetros. Venga chicos que esto está hecho.

20 kilometros después. Estmaos al lado de Calahorra. Por seguir los postes, que aquí si que hay y puestos para ver la ciudad desde todas sus vertientes. No haremos comentarios ni recitaré lo que “Ojo de Águila” iba diciendo por el camino

pero al alcalde de la ciudad le tenían que pitar los oídos SI o SI (culpa tendrá el pobre hombre…).

Por fín, vemos desaparecer poco a poco la estampa de esa población. Nuestro próximo objetivo Alfaro.

Alfaro tiene ruedas. Creedme. No había forma de llegar, pero al fin. Nos plantamos en la población.

Hace un calor de tres apres de narices y nos detenemos junto a unos pinos.

Patxi, atraca grita a un transunte que va por la otra acera con una bolsa de plástico en la mano:

-“Eso que llevas es fruta, ehhh??????”

El hombre espantado solo acierta a cabecear en sentido negativo y aprieta el paso y la mano con la que agarra la bolsa.

Un par de minutos después montamos en las bicis y unos cientos de metros más adelante volvemos a ver al hombre que esconde la bolsa….jijiji

Salimos de Alfaro en dirección a Castejón por una carreterilla que discurre paralela al Ebro hasta el polígono.  Los brazos de algunos, entre los que me incluyo,

están cambiando de color a modo de camaleón, hacia un rojo teja de esos que por la noche no te dejan dormir con el solo roce de la sábana (lo sé, la protección en este tiempo ya es necesaria y tal…).

En castejón atravesamos el polígono en busca de la pista que, cruzando los dominios de “La Sebastiana”, nos acercan a la Ebro Química. Nunca pensé que ver esa fábrica me haría tanta ilusión. Y a “Ojo de Águila” ni te cuento!!!.

Poco más tarde despedimos a Patxi para terminar subiendo a Murchante tras 148 kilometros de ruta “balizadísima y sin problemas”.

 

P.D: Demostrado. No hay que ser J.R. Tolkien para rellenar un montón de líneas. Eso sí con mucho menos acierto, claro está.

P.D2: Ni falta de ortografía, ni nada, esto ni lo reviso. Se publica tal y como está que estoy frito de la ruta y de la crónica!!!!

P.D3: Pero aun ahí…. no te da vergüenza perder el tiempo con estas cosas?… No tienes amigos??? sal de casa anda… tira!! fuera!!! anda a echar!! fus fus……

 

Crónica: Lanzas agudas…para empezar…

Domingo 22 de Abril. Día promesas.

La semana anterior había sido el cumpleaños de Chelu y el chico con lo detallista que es, quería hacer algo para los del club.

A las 8:30 llego al parque y en una mesa había un mantel, un gran bizcocho, termo lleno de chocolate… bueno, bueno…

Como solamente él y yo, sabíamos del tema, conforme iban llegando los demás, se quedaban sorprendidos por tan agradable inicio de mañana.

finalmente compartimos chocolate y bizcocho:

Chelu, “Guillermo de Triana”, Enrique, Bautista, Cesar Aguado, Diana, Sara, Diego, David, Marta G. y yo (Iñaki).

Una vez las energías en su punto óptimo, el protagonista se llevaba los aperos a casa y volvía con la bici para comenzar a rodar.

No habíamos avanzado doscientos metros y suena mi teléfono.

-“Donde estais??”

-“Hombre Juan Carlos… te hacía yo por el Rocío. Estamos aun saliendo del pueblo”

-“Os pillo!!!”

Éste tras acostarse a las 4 a.m. y aun con los niveles de Rebujito al 850% se atrevía a salir, mientras que otr@s como “Marta del Carmen”, “Samuel cante Jondo” y “Arancha la Bailaora”, estaban resoplando en cama intentando que sus respectivas habitaciones no se movieran mucho (no, ninguno vive en un barco…).

Dicho esto, la ruta de hoy pasaba por el Saso, hacia Ablitas, Cunchillos para alcanzar la cima del puerto de Lanzas Agudas por camino.

Nada más llegar al Saso, aparece “el Expreso”, sin saber aun si en el botellín llevaba manzanilla (no, no era infusión) o Isostar.

Ya reunidos todos, rodamos tranquilos junto a la Laguna de Lor para meternos en un camino que nos dejaría directamente en Barillas.

El ritmo es tranquilo porque no queremos reventar a nuestros apreciados promesas antes de “la subida” y parece que el grupo va muy bien.

Cuando pasamos Cunchillos, les anuncio con el dedo:

-“Aquellos molinos de allí son nuestra meta… La cuesta sube por allí y bla bla bla… con paciencia y una caña… bla bla bla”

Parece que se lo tomaban bien (o con resignación) así que continuamos hasta llegar a escasos 300 metros del inicio de la cuesta donde el terreno cambia un pelín…

Miro mi rueda delantera y veo que engorda por momentos, con el barro que se le va pegando… OOOooo Ooooo

Bueno, habrá que hacerse el tonto…

Salen Cesar y Bauti disparados y Enrique conmigo a la zaga, luchando contra el barro que va a más…

No quiero mirar atrás no sea que me caiga alguna pedrada pero había quien estrenaba bici (oficialmente) y… el estreno iba a ser de puro mountain bien en su faceta más pura y genuina.

De repente se me ponen los ojos como platos fijos en mi rueda delantera…

El barro me impide girar y voy como una niveladora, de estas de obras publicas, arrastrándo rueda y barro, mientras no se gira un ápice…argggggg

Casi seguro de que tendré que desmontar y tras 5 metros así, me decido a echar mano de un “BOLO” de barro y quitarlo a ver si…

Y sí, la verdad es que funciona, ahora a veces rueda y a veces se atasca pero bueno.. la cosa es que a veces rueda…

Con ese plan llego arriba donde empiezo a sacudir la bici mientras Enrique la rade con un palo, y otros meten el dedo por cada recoveco de su máquina para intentar quitar algo de donde sea…

Pasan los minutos y de los promesas, ni noticias por carta.

Yo cuando estaba casi arriba eché un vistazo y los ví a todos parados bastante abajo, así que tenían para rato…

Al poco llega David, que se había caído, pero el chico es límpio y no se aun como, casi no se ha manchado.

Un rato después van apareciendo las chicas, TODAS MONTADAS, y completando la cuesta que solo por el barro hacía del ascenso, un reto mayor al inicialmente previsto.

Tras unos minutos para aligerar barros varios… Guillermo, encargado junto a Chelu, de la ruta, indica el siguiente punto de la misma:

-“Ala, para arriba”

A lo que alguna responde:

-“Jooooval, nodecíais que solamente había una cuesta?”

-“Es que esa es la continuación de esta…”

Solamente era una rampa de unos 50 metros, pero la sorpresa llegaba arriba… de donde no se podía salir ya que el camino se cortaba…

Media vuelta…

-“Por allá!!”

Volvía a indicar el jefe de expedición…

Un par de subidillas después y otro par de kilómetros terminaban en igual situación, mientras un pastor (hermano del señor barragán), se reía de nosotros…

Media vuelta de nuevo.

Volvíamos al punto de partida (arriba de la cuesta de Lanzas Agudas) y decidimos continuar por un cmaino que si conocemos con intención de cruzar la carretera, si bien al poco de cruzarla, el terreno se vuelve un pelín… inestable y sucio…  ante lo que la mayyoría decide volverse y nosotros les seguimos de vuelta.

JuanCarlos peleando con el barro

Paramos junto a la carretera para que algunos limpien de nuevo la bici, a lo que el Expreso se afana con especial interés.

Optamos por bajar por carretera hasta el puente donde enlaza el camino con uno que va a Grisel y el de vuelta a casa, donde volvemos a parar y damos a elegir a los promesas. Han cumplido el reto del día y si vuelven a casa pueden ir orgullos@s.

Parece que van bastante bien y aceptan el ofrecimiento de ir a Grisel y ver la sima.

Algunos de los presentes no habían ido nunca así que disfrutan de lo inesperado “del boquete” situado en medio de un campo de Olivos.

El personal aprovecha para comer algo y reponer fuerzas. Solo queda la vuelta a casa…

Hasta que comento…

-“Mira Bauti, aquella subida a la Diezma es una pasada, va directica y super dura y…”

-“¿Subimos a la Diezma?”

-“Hombre, depende de como esté esta gente…”

Tras ver que a todos parecía bien, optamos por subir por carretera ya que para un mismo día no queremos reventar a nadie y el reto ya estaba realizado…

Empezamos a ascender y aunque empiezo con Cesar y Bauti, les veo con ganas de marcha así que con un cariñoso:

-“Que os den!!!

Bajo el ritmo y aí me retiro de la pugna, antes de que me retiren ellos a base de pedal…

Veo a Juan Carlos no muy atrás y decido esperarlo. Pocos metros más adelante nos da alcance Guillermo DE TRIANA, que a tenor de su sentido de la orientación aun no sé si no estuvo de marcha la noche anterior…

Vamos ascendiendo repechos y eso de rampa, llano, llano rampa, no me va pero bueno…

El hombre del rebujito saca fuerzas de no se donde y nos hace ponernos firmes… a este le da energía el alcohol…?

Arriba comentamos con Bauti y Cesar que alguna no llegaá, que se darán la vuelta…

Pero tras unos minutos de espera ahí estan todos los sorpresas que llegan arriba montados y haciéndo que nos descubramos ante ellos…

La bajada es tranquilay pasamos por grisel y de allí a Tarazona, donde nos metemos en el Tarazonica.

al principio aprece que por una vez, bajaremos traquilos y de forma civilizada, hasta que Juan Carlos, encuentra hueco y se pone primero.

Yo que veía el percal, iba a rueda y en cuanto lo veo salir disparado me pego a él.

El ritmo aumenta y yo con el velocímetro inutiilizado, no se a cuento vmaos, pero rápido.

Intento varias veces mirar a ver quien sigue y por fín veo a Cesar que pierde el culo tras de mí. Detrás… nadie.

El expreso va aumentando velocidad y rezo para que no hayan puesto radares en la estación de Cascante.

Le doy un relevo y CREO que debemos de ir por encima de 50 km/h…

De repente EL ZUMBAO del expreso, mete un grito (en serio tipo como los vaqueros que oeste…: JIAAAAA!!!)

Y sale a tal velocidad desde detrás mía que pese a intentar coger la rueda, Cesar y yo, no podemos más que ver como se va de nosotros dos en cosa de 4 segundos… (IM     PREZIONANTE!!!).

Tengo las piernas rezumando ácido lactico  y Cesar toma la cabeza  a lo que me pongo a su rueda, viendo desde atrás como el Expreso nos lleva ya cerca de 200 metros..,. y aumentando (no se a que velocidad se puso el brutico de él…)

Bajamos un poco el pistón y vemos que Bauti viene por detrás (BIEN!!!!), esperamos a que llegue y le dejamos pasar para ponernos a rueda…

Llegamos a la estación de Murchante con las pulsaciones altas y con la sensación de haber hecho el trabajo del día.

Han sido unos 70 kilometros que para ser una salida promesas, no es moco de pavo.

Crónica: Castillo de Peñaflor

Buenas, la cronista de esta semana es nueva: Soy Lady Boni.

Espero que disfrutéis de la lectura.

Iñaki cronista habitual del grupo no pudo asistir a esta salida y he tomado el relevo.

,
Domingo 8:15 de la mañana, sin desayunar y corriendo, me dirijo a la panadería del pueblo a por una napolitana y allí me encuentro con Juan Carlos. Charlamos un poco y nos dirigimos al parque dónde nos esperan Guillermo, Chelu, Dani y Enrique.

,
Comenzamos la ruta, el día engaña, parecía que el sol iba a calentar más… menos mal, que una es precavida y no se quita el sayo hasta el 40 de mayo…

,
Llegamos a Tudela por el camino habitual y en el puente del Ebro nos esperan Enrique (mi compañero de curro) y Raúl. Al adentrarnos en el camino que va junto al Ebro observamos que hay más movimiento del habitual, en Tudela celebran el día del Ángel y las cuadrillas ya van cogiendo sitio para comer.

,
Rodamos rápido a pesar de que el cierzo sopla con ganas y llega la cuesta del Yugo, pedazo de cuesta. Ascendemos sin problemas y a mitad de camino Enrique se desvía por un pedregal, mira que le gusta a este muete complicar el camino, yo muy cauta, continuo por asfalto con la mitad del grupo, que la ruta es larga.

,
Ya por fin en el Yugo y …..¡SORPRESA! allí nos estaban esperando 4 bikers más que son: Marta G., Arantxa, Diana y David se unen al grupo y vamos camino al Vedado de Eguaras. Tras unos llanos y unas pequeñas cuestas nos adentramos en un camino precioso rodeado de pinos y matojos.

,

El paisaje cambia, poco poco, hasta llegar al Vedado, un sitio espectacular y muy recomendable para visitar (es una “pequeña llanura” rodeada por un circo de tierra formado por cortados y taludes de bastante altura).
Desde aquí, observamos el Castillo de Peñaflor sobre el montículo y aprovechamos lara las consabidas fotografías que den fe, de nuestro paso dominical, por la zona.

,
Tras rodear el castillo y disfrutar de semejantes vistas, toca almorzarpara reponer fuerzas. Dos fotos, cuatro risas y de nuevo a montar sobre nuestras “burras”, hay que volver a casa.

,
En el yugo nos despedimos de las chicas y David, mientras el resto continuamos a ritmo constante hasta llegar a la “recta Petronor” y no se me ocurre otro cosa que gritar ¡VENGA CHICOS! a la par que los adelanto y oigo clak clak uiuiuiuuiiii!!! esto promete… y así fue…

,
Me adelanta el “Expreso de la Bardena” (Juan Carlos) mientras, en mis espaldas noto al presidente “en funciones” (durante este día), Guillermo (ya se te ha acabo el mandato jajaja), seguido de Dani y “Enrique Tudela” y yo apretando los dientes (antes muerta que sencilla, estos no me adelantan!!!) voy con ellos y el contador comienza a subir 41, 42, 43, 45….. joer están cómo toros Karrikiris de verdad…

,

Por fin se acaba la recta y el ritmo vuelve a su normalidad (me encantan estos pequeños y sanos piques entre el equipo).
Ya en Tudela despedimos a Enrique y a Raúl y seguimos hasta llegar a Murchante. Han sido 80 km con una velocidad media de 19km/hora, no está nada mal.