Crónica: Cuando Diego apagó el GPS

A decir verdad, salí de casa con una actitud, digamos, poco ciclística.

Todos los años, cercanos a las fechas navideñas, realizamos una ruta corta, que de ruta tiene más bien poco, y que se asemeja más a una procesión, camino del bar de turno para almorzar en condiciones.

Y en esas estaba yo (Iñaki), viendo que era la última, antes de Navidad, salivando cual perro de Paulov.

Llego al parque y tras intercambiar cuatro palabras con Chelu, constato que viene en la misma disposición.. (ESTO PROMETE!! SI!!!).

Me comenta que Cesar también se ha interesado por el tema culinario y lo doy por hecho. Hoy toca almuerzo!!

Y llegan los Tudelanos: Ines, Patxi, Cesar y Diego.

Diego: He preparado una rutica de unos 85 Kilometros que discurre por…. …la tengo en el GPS…

Mientras Patxi, revisaba la rueda trasera de Inés, vamos discutiendo el tema… Y acaban por llegar Roberto y Unai…

Y el almuerzo?

Diego:-“Tengo la tripa llena de ayer… arreando…”

No negaré que hubo conatos de echar abajo la ruta. Unos porque decían de hacer otra, yo porque me aferraba a ese par de huevos con patatas fritas y Chelu me miraba desconsolado viendo la ilusión depositada, escurrirse hacia el alcantarillado…

El teniente, Diego, venía con las ideas, claras:

-“Hoy vamos a Valdegutur y de allí a Valverde de Agreda y tal… y si vamos “ligericos”, nos da tiempo y estamos a una hora decente en casa…”

Tan decidido venía y tal era su insistencia, que el grupo abandona cualquier idea gastronómica y ponemos rumbo a Cintruénigo.

Debía de haber preparado la ruta con mucho cariño en casa, por lo que al final había que darle gusto al mozo que tanto se había molestado…

Viéndolas venir… yo me hago cuatro cuentas mentales y los tiempos me salen muy muy justos… pero no digo nada.

Me veo en casa a las 4 de la tarde… Porque la ruta, me da, que blincará de “90 Kmts” desconocidos (siempre hay equivocaciones y demás…) y percances al final, salen de debajo de las piedras.

Con todo ello, animados por ese “ligericos” que Diego había proclamado en el parque, Cesar y un servidor, nos ponemos a desperezar al grupo.

Nos acercamos hacia el boquerón y de allí a Cintruénigo, para salir, en dirección Fitero, para tomar un camino, antes de abandonar el casco urbano, en dirección a esta otra población.

Atravesamos Fitero y salimos, por el puente, en dirección al puerto del Espinete.

Oigo un grito por atrás y nos detenemos.

La rueda de Ines va muy baja de presión.

Que si es esto, que si es aquello… que si no talona…

Bombona de CO2, y unas vueltas para que el líquido haga su trabajo y adelante.

La pobre dueña del velocípedo, no pone muy buena cara, que se torna preocupada, pero monta de nuevo y proseguimos… durante cosa de kilómetro y medio…

Volvemos a descabalgar y tras una sucesión de brazos bombeadores (hay que ver cómo drena las calderas Roberto…con el brazo derecho…) y otra botella de CO2, se destapa el problema real y por tanto el diagnóstico de la avería.

No sabemos si un palo o una piedra afilada, ha perforado el lateral de la cubierta que tiene un agujero con pocos visos de taponarse.

Ante el panorama, algunos volvemos a hacer campaña (política no, sino culinaria):

-“Lo veis? De aquí vamos al Sanda que está ahí mismo a pocos kilómetros y ya está, si es que el destino no quiere que….”

El Teniente, cabecea lentamente, mientras Ines y Patxi deciden volver a Fitero para llamar al rescate motorizado.

Resultado:

Ni Sanda, ni almuerzo, ni la madre del cut… asi no hay quien guarde las tradiciones (atención que no avisamos, pero el fin de semana que viene almuerzo si o si…y no le vale Valdegutur ni…)

A lo que iba (que se me nublan los recuerdos pensando en el almuerzo que pudo y no fué).

Diego pedalea hacia Roscas, y tanto Chelu  como yo, tras mirarnos tristemente, no vemos otra opción que arrear en la misma dirección.

Vuelvo a coger el ánimo y, ya que toca guardar la línea, disfrutaremos del trayecto.

Llegamos a la carretera de Cabretón y mientras Diego busca, no sé qué camino (al que nunca llegaremos) nosotros admiramos el paisaje.

El ritmo se torna más alegre y disfrutamos de unos “tironcillos divertidos”.

A pesar de todo, vigilo que sigamos todos juntos, y continuamos dando pequeños tirones, para amenizar la mañana.

En el cruce de Cabretón, donde se unen las carreteras procedentes de Baños de Fitero (por la que circulamos) y la que lo hace desde Valverde, giramos en dirección a esta última población, pero será por poco tiempo, porque el “capi”, con su GPS (“apagao” porque sino no se explica el tema…), nos dice que giremos a derecha…

-“Este es el camino!!”

Para 150 metros después dictaminar:

-“Media vuelta, que NO es el camino”

Salimos a la carretera y 10 metros más allá vuelve a anunciar, que sí, que ahora es el camino correcto.

No avanzamos 100 metros que vuelve a anunciar:

-“Pues no, este tampoco es el camino…”

Volvemos a la carretera y empezamos a ascender una cuesta,y es entonces,  donde se produce un conato de retirada de un miembro del grupo.

Por suerte, el ánimo del resto y seguramente la promesa de un restaurante cercano,  convencen para proseguir con el grupo, al disidente.

Salimos de la carretera y nos metemos de nuevo en camino. Parece que esta vez, el sherpa, si que ha dado con la ruta y avanzamos.

No tardamos en volver a la carretera y tras unos 400 metros, se nos ordena dar media vuelta…

Entramos en un pedregoso camino, cuesta arriba. Yo que voy abriendo ruta miro a Diego, a mi lado al ver que el camino da a un barbecho.

-“El camino debe estar allá arriba”

Y el guía mira allá a unos 200 metros sobre un terraplén que hay más allá de una acequia…

Yo empiezo a gozar como un crío.

No hay almuerzo eso es verdad, pero tenemos aventura, desconocimiento de la ruta, pedregales, barbecho, modo rotabator y cruces de río…

¿Se puede pedir más?

Tras un, casi perfecto, espagar realizado por Diego y un servidor, dignos de las mejores gimnastas de la antigua U.R.S.S., subimos el terraplén para descubrir que, en efecto, el camino está donde debiera y …”sin maldad alguna”, giramos nuestras cabezas, para disfrutar viendo como el resto del grupo hace cábalas para cruzar el riachuelo, seguros de que alguno acabará con “una pata” en el agua.

Unos mueven piedras de más de 100 kilos, para meterlas en el agua y cruzar, otros intentan lo propio por el lugar donde nosotros lo cruzamos y finalmente, tras un rato de caras divertidas y situaciones rocambolescas, todo el personal acaba por cruzar nuestro particular “mar rojo” (Nota: No se abrieron las aguas por más que yo me concentré).

Entramos en un camino muy chulo, de tierra blanca, casi amarillenta, y seca como la mojama, que a menudo está salpicada por piedras de diversos tamaños, en grupos de “a miles”.

Al mirar a la derecha, un pueblico, se erige ante nuestros ojos. Es Valdegutur.

A las afueras del pueblo, empalmamos una pista que asciende hormigonada y un amiguete tiene un momento de esos malos sobre la bici.

Decido subir junto a él y tras una parada para eliminar ropa, parece que se recupera y, el chaval, sube perfectamente. A decir verdad… mejor de lo que esperaba…

Arriba, miramos la hora y la ruta. Como temía, la sucesión de incidentes, nos ha hecho perder demasiado tiempo y nuestro objetivo se va alejando (si es que queremos llegar a casa… y no  dormir  en nuestros respectivos sofás…).

Antes de volver, decidimos bajar hasta el embalse que hay al fondo del valle y que realmente merece la pena visitar por su belleza y tranquilidad dle paraje.

Tanto es así, en cuanto a tranquilidad, que un poste situado junto al camino bautiza la ruta como: “Rutas del silencio”.

Solo diré que no es aconsejable ir a solas por la zona, ya que probablemente ante un percance, no vas a tener mucha compañía.

La verdad es que me quedo con las ganas de haber avanzado por ese valle, hacia Valverde de Ágreda, pero el horario manda y lo responsable es dar media vuelta.

Ascendemos de nuevo para volver a bajar hacia Valdegutur y cuando estoy en la cúspide, mientras el resto pone cara afilada y postura aerodinámica, yo miro a la izquierda y veo una sucesión de labraos, a modo de terrazas, y no me lo pienso, allá que voy.

Roberto que venía detrás me mira y le hago el gesto:

-“Vamos, vamos.. métete por aquí!!”

Bajamos como animalicos disfrutando de cada bote con una sonrisa en la cara.

El resto de compañeros que bajan por la pista cementada, al mirar a un lado y vernos bajar, se quedan con gesto confundido:

 

algunos de esos gestos y miradas, a buen seguro dicen cosas como:

-“¡De donde salen estos?”

-“¡Porque no me han avisado?”

-“¡Estos están taladraos”

Casi abajo, encuentro un punto en el que poder volver a la pista y terminar el descenso de forma más civilizada.

Entramos en Valdegutur y conforme entramos, ya estamos saliendo (no es Manhatan…las cosas como son). el pueblico, que tiene su encanto es pequeño y al poco estamos rodando hacia Cabretón.

Dada la hora que es y viendo que se nos echa encima el tiempo, decidimos deshacer camino por la carreterica y disfrutamos de unos buenos relevos a lo Karrikiri.

Nota del texto: Dícese del relevo Karrikiri, aquél que no guarda forma alguna ni orden, siendo más parecido al ataque de los Unos sobre Roma que a deporte de equipo alguno… en el mejor de los casos.
En la ilustración se aprecia un grupo de karrikiris en perfecto relevo.

braveheart

Una vez entrenada, nuestra depurada técnica de carretera, volvemos al camino que circunda Roscas, para, desde éste acceder a Fitero.

Salimos por el polideportivo de Fitero, hacia Cintruénigo y vamos vigilándonos unos a otros para que nadie se descuelgue.

Atravesamos el “planeta Cirbón”, para salir por su polígono industrial y terminar volviendo a casa tras unos 80 kilómetros aproximados con una muy buena sensación sobre las piernas.

Anuncios

Un pensamiento en “Crónica: Cuando Diego apagó el GPS

Deja un comentario...

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s