Salida en colaboración con Centro Termolúdico de Cascante

El Centro Termolúdico de Cascante, organiza una ruta en bici para la que nos ha pedido colaboración como guías de la misma.

El próximo 14 de Abril, cualquier aficionado, está invitado a rodar junto a nosotros en una ruta divertida y que nos llevará hasta uno de los puntos con mejor visibilidad de la Bardena: El Balcón de Pilatos (si no lo conoces, llevte la cámara compacta de fotos).

Os dejamos el cartel anunciador y esperamos poder rodar junto a vosotros.

karrikiri btt

Anuncios

III MARCHA BARDENA NEGRA – FUSTIÑANA 2012

Por fin llegó la esperada marcha de La III Bardena Negra que organiza el C.C. Pontimayor de Fustiñana.

Para tal evento, un nutrido grupo de Karrikiris nos desplazamos hasta Fustiñana . A las 7:30 de la mañana quedamos en la gasolinera del Eroski, Marta Bonilla, Juan Carlos, Guillermo, Enrique, Chelu, Dani y Andrés que venían desde Murchante, y yo ( Bauti), que salía desde Tudela. Allí ya en Fustiñana acudió Fermín que fue por libre.

A las 7:45 recogemos dorsales y como vamos con tiempo de sobra, nos tomamos un café mientras comentamos apuntes sobre la próxima aventura Karrikiri “El camino de Santiago”, pero bueno esto será para un poquito (días) más adelante.

Acabado el café, vamos a por nuestras monturas y rumbo a la línea de salida. Ya empiezan los primeros nervios, fieles a su cita cada vez que acudimos a alguna marcha.

Nos colocamos en la parrilla delantera, pues hoy era mi día,  llevaba tiempo queriéndome probar y este había sido el día elegido, para ver como rindo con una marcha más.

Dicho esto, me han dado la responsabilidad de relatar la crónica, así que va a parecer más un monologo que una crónica. En fin son ordenes del club así que manos a la obra, jejeje.

Por fin se da la salida, rápidamente empezamos a tomar las primeras posiciones Juan Carlos que también parece animado y yo.

Durante los primeros 20 Km rodamos a buen ritmo pero controlados por el coche de la organización que limitaba la velocidad ya que hasta el primer avituallamiento la carrera va controlada.

En un momento nos presentamos en el primer avituallamiento, donde comemos, bebemos y nos ponemos en la salida porque empiezan a llegar más bikers que van cogiendo posiciones y si no sales algo adelantado, luego es casi imposible adelantar al haber reagrupamiento al salir todos en pelotón nuevamente.

Ya empezamos a ver al Team Karrikiri al completo, así como a la sección montaña del club de carretera Manolete, también de Murchante y que no quisieron perderse esta cita.

Juan Carlos me comenta que las piernas le están empezando a pasar mala jugada y se le están empezando a subir las bolas (se nota el parón de agosto).

Se da la salida en el avituallamiento y ésta si es la buena, la gente empieza a correr como almas que lleva el diablo y si no quieres perder comba hay que aguantar, al poco pierdo a Juan Carlos, se ve que las piernas le están dando lata.

Con las pulsaciones bastante aceleradas, empezamos la subida a la Negra (cuesta emblemática en esta marcha). Empiezo fuerte pero decido guardar algo, no vaya a ser que reviente antes de tiempo. A mi ritmo me va adelantando alguno que otro hasta que me pasa Guillermo de Arguedas, un buen amigo de los Karrikiris, el cual al adelantarme me dice “Bauti píllame rueda que subimos como un tiro”, dicho y hecho, me engancho a él y me sube a tope. Guillermo está muy fuerte y mete un ritmo bestial. Un poco antes de finalizar la Negra me descuelgo de él, ya que mis pulsaciones van a doscientos y le invito a que siga. A mi ritmo acabo la Negra y una vez arriba, la verdad es que me encuentro bien. Ya en el llano imprimo velocidad, superando los 35 Km/h. Empiezo a adelantar gente hasta que contacto con el grupo de Guillermo y un poco más adelante veo al grupo de cabeza. Rodamos un grupo de 5 corredores a buen ritmo hasta que el primero se cae y vamos todos detrás,  uno por la derecha, otro por la izda. Y yo salgo disparado haciendo un caballito y menos mal que se me soltó la cala y pude caer de pie sin más consecuencia. En el suelo está Guillermo. Voy rápidamente a ver cómo está (la verdad es que se dio buen trompazo, raspones por el brazo, cadera, etc…). Pero después del primer susto parece que está bien y puede continuar.

Así que los dos juntos retomamos la marcha y después de unos metros tanteándose Guillermo me da el ok y decidimos imprimir ritmo para intentar alcanzar al grupo que habíamos perdido.

A relevos los dos fuimos como balas avanzando y adelantando a gente, y después de varios kilómetros a todo trapo, conseguimos divisar de lejos al grupo que habíamos perdido.

La verdad es que las piernas respondían y me lo estaba pasando pipa con Guillermo. Hicimos un tándem muy bueno.

Pero al final llego lo inevitable, rodando con un grupo de 6 ó 7 me veo fuerte y decido dar otro arreon. Me lanzo y solo tengo que decir: “vamos Guillermo” y sale a mi rueda como una flecha. Conseguimos irnos del grupo en un momento. Al poco, zas pinchazo en la pierna derecha “Noooooo”, bajo un poco el ritmo y lo voy controlando. Le comento a Guillermo que no voy a poder mantener este ritmo, y que siga él..

Madre mía este chico como arrea. No tardo mucho en perderle de vista. Y yo por lo contrario a trancas y barrancas voy tirando, manteniendo las distancias con el grupo que habíamos dejado  atrás.

Llegamos a una zona muy mala de toboganes de tierra movida, donde casi no se puede rodar y el esfuerzo es enorme si quieres mantener ritmo. Paso como puedo, ya que las piernas parecen que me quieren respetar. Llego a la última subida del día, un parque eólico y todos sabemos que quiere decir eso, ala, rampitas para arriba.

No quiero arriesgar y meto molinillo para no forzar piernas. Subo más o menos decente pero me adelantan varios de los corredores del grupo que llevaba detrás. Al fin subo.

Ahora empieza una bajada y un llano por asfalto hasta Fustiñana. La bajada la hago prudente  ya que hay  mucha gravilla suelta. En el llano otra vez me veo bien y empiezo a rodar fuerte, no bajo de los 40 – 45 Km/h y por fin puedo contactar con dos bikers de los que me habían adelantado en la subida.  Pedaleamos los tres todo el camino y ninguno afloja. Me pongo hasta los 47-48 km/h en llano y porque me quedo sin piñones. Al final casi a la llegada, uno de ellos se descuelga y seguimos otro y yo, al cual aguanto unos metros más pero ya no puedo, así que visto que estoy en tierra de nadie, decido mantener distancias y llegar a meta.

Al final dos horas y 50 minutos y según mi hijo puesto 24 (Estuvo contando a todos, jejeje que majo mi chico).

Ya por fin nos reunimos todos los Karrikiris, los cuales llegaron al poco y sin ningún incidente y nos dispusimos a degustar cervezas varias y bocadillos, rodeados de familiares que se acercaron a vernos, mujeres, hijos, padres. La verdad un ambiente genial, lo cual hay que agradecérselo a los organizadores, pues nos prepararon un día espectacular de BTT.

Desde aquí darle las gracias al arguedano Guillermo que sin él, casi seguro que no podría haber mantenido el ritmo que tuve y darle otra vez la enhorabuena por la chica que le viene en Octubre (guarda fuerzas que las necesitaras).

Crónica: Senderos de la negra (o… peleando con los tigres)

Habíamos quedado en la plaza a las 7:30.

La razón de tan temprana hora, fué que días antes, intentamos realizar la misma ruta con mucho calor y… la pájara fue monumental…

La llamada a los miembros del club decía algo como: Ruta bonita, técnica y no apta para promesas…

Y ante tal reclamo fueron varios Karrikiris los que no quisieron perderse la nueva ruta.

Puntuales, como siempre, acudían a la plaza Guillermo, Samuel, Marta, Toño, Juan Carlos, Bauti y yo (Iñaki).

El grupo lo comandaba Aitor (sherpa de la expedición).

Por  último acudía a la llamada, Dominguez, amigo del club Murchante (“Manolete team”), que viviría una experiencia…

“diferente” esa mañana y al que agradecemos la compañía.

Hay que decir que la ruta tenía un cierto nivel técnico y que si por un lado, no exigía grandes habilidades rodadoras, si que requería de una cierta costumbre y pericia técnica para solventar los problemas que el propio terreno iba poniendo a nuestro avance.

Es por ello, que este tipo de rutas, cuando el grupo participante es numeroso, se suelen alargar (caídas…, pinchazos…, no me atrevo a bajar por ahí…) y por tanto, había que madrugar para hacerla lo más tranquilos posible y salvando las horas de más calor.

Repartidos en los coches nos dirigíamos a la zona en cuestión hasta llegar a un improvisado aparcamiento en… la nada.

La ruta comienza con unos kilómetros de subida y con las piernas frías ascendemos tranquilamente y sin prisa.

Ascendidas las primeras rampas y unos kilómetros más adelante, damos con una de las rampas de “la plana de la negra” que sorteamos para proseguir a lo largo de una pista con suaves toboganes.

En un punto determinado, abandonamos la pista y avanzamos por un campo yeco que va a dar a algo parecido a un sendero (digo parecido, porque ni se veía, ni había huella, zona marcada o nada que se le parezca… jijiji).

Al poco de internarnos en “el sendero” oigo detrás de mi un:

-“Pero que es estoooooooo!!!!!”

Se me olvidaba mencionar que de las múltiples especies botánicas dotadas de pinchos… allí se reunían, hermosos ejemplares de todas ellas con alturas imponentes que abrazaban bici y biker con cariño.

Disfrutando como enanos, Aitor, Samuel y yo bajamos ligeros hasta que escuchamos atrás un ruido de maleza.

bueno, el ruido de alguien impactando contra maleza, describe mejor el sonido.

Esta sería la primera de las muchas veces que alguien abraza un matorral y casi no puede salir del mismo…

Continuamos bajando, con la atención puesta en la vegetación que hay a la altura del manillar y que constantemente se enreda en el mismo para ayudarte a descabalgar “por orejas”…

Una vez salvado un árbol caído, en el que tenemos que hacer cadena humana para pasar las bicis… hacemos lo mismo con otro casi igual, dispuesto pocos metros más adelante.

Tras los porteos, proseguimos por nuestro sendero de los tigres (es un nombre de lo más adecuado, visto que al terminarlo, nuestros brazos y piernas están igual, que tras una pelea contra felinos).

Avanzando unos cientos de metros, parece que el terreno está algo más limpio y disfrutamos del sendero, hasta que veo desaparecer literalmente a Samuel, delante mía. No me acordaba!!!

Giro a la izquierda y ABAJO… está Aitor y Samuel descendiendo por una… cuestecilla de unos ocho metros, unpelín inclinada. Moola!!!

Es de 4esas cosas que si las piensas… no las bajas, así que que encaro la bici y desciendo para avanzar un poco más hacian la ladera contraria por l a que tenemos que ascender. A media ladera, me detengo y vuelvo la vista para ver como baja la gente. a mi lado, Juan Carlos, que ha bajado tras de mi y también toma posiciones para ver el espectáculo…jijiji

Pasa Guillermo y tras pegar un frenazo y volver a trás (la primera impresión)… baja como un jabato.

Posteriormente, asistimos a un espectáculo de treking en el que unos se agarraban a las hierbas , otros se quedaban mirando desde arriba, pensando que era una broma…

La cosa es que finalmente todos acabamos bajando y sorteando el obstáculo.

La ladera en la que estoy detenido, termina en una nueva pista, que seguimos en sentido descendente.

Tras un par de kilómetros por el camino, giramos 160 grados a la derecha y ascendemos hasta llegar a otro punto clave.

Esta vez me toca ir primero, por un sendero en sentido ascendente.

No es especialmente técnico y está mucho más limpio que el anterior. Aquí ya no hay vegetación con la que pelear, si bien discurre por un bosquecillo.

Avanzo unos cientos de metros y miro atrás. Solo veo a Guillermo y decido parar para reunir al grupo.

Tras  escuchar varios:  “clonch”, “plas”, “catapum”…

Aparecen unos riendo y otros con camuflaje (léase: ramas por el cogote y aderezos similares).

Continuamos ascendiendo sin incidentes y llegamos de nuevo a otra pista. Segundo objetivo conseguido…

Rodamos ascendiendo en primer lugar de forma suave, para posteriormente bajar una larga cuesta. Y como todo lo que baja sube (¿o era al revés?)…

Toca ascender.

La pista serpentea por una ladera en una cuesta ascendente de varios kilómetros pero sin gran pendiente.

Nos la tomamos tranquilamente y llegamos arriba.

Allí decidimos detenernos a comer algo.

Samuel saca un trozo de membrillo que parece una bovedilla, mientras el resto no alcanzamos a entender como ha sido capaz de subir con los (aproximadamente) 90 kilos que debía pesar el trozo de membrillo…

Repuestas las fuerzas, continuamos por el camino el sentido descendente pero sin perder mucha altitud.

Hoy celebran una cicloturista por esa zona y vemos cintas de balizamiento, colocadas por la organización de la misma.

Nos toca meternos en toro sendero/bosque, esta vez en sentido de bajada y nos lanzamos a por él.

Cuando estamos casi abajo, el gúia nos dice que estamos fuera de track, así que decidimos y pensamos que lo mejor es descender por la pista que hay a escasos 50 metros y empalmar con el sendero en sentido ascendente desde más abajo.

El camino baja hasta un punto en el que nos metemos hacia arriba por un sendero que se “supone” es el mismo que llevábamos de bajada (pero que posteiromente descubriríamos que no lo era).

Subo en primer lugar y detrás mía va Juan Carlos.

No llevaríamos mas de 200 metros de sendero cuando tenemos que sortear una pendiente llena de hoja de pino en leve curva.

Me siento lo más atrás posible y agacho el tronco hasta casi tocar con la barbilla la potencia.

Venga, venga!!! que derrapa!!!!  ufff…. arriba!!!

Trás de mi escucho algo como:

Derrapaaaaaaaaaaaaaaa!!! Clonch!!!! crack cotocrock!!!!

-“Que puta mañanaaaaa!!!!”

Pienso que no ha llegado a caerse “del todo” y prosigo unos metros hasta que miro atrás y no veo a nadie.

La leyenda cuenta que los animales corrían despavoridos, los pájaros salien en bandadas abandonando el bosque al oir semejante retaila de juramentos y ver a Juan Carlos en el suelo, de espaldas, con las zapatillas en sus calas perfectamente ancladas y las ruedas mirando al cielo, mientras Samuel y Toño lloraban (de pena debía ser…).

Aparece, el que cabalga boca arriba, un poco polvoriento, tras de mi y seguimos.

Tengo que agachar la cabeza hasta pegar con el manillar porque hay una rama de pino que atraviesa el sendero.

Pasa Juan Carlos… y ya no había rama de pino….

El chico es valiente y prosigue, mientras los de atrás ven facilitado el camino gracias a las buenas acciones del “Expreso de la Bardena”.

El sendero asciende de forma mas abrupta y frente a nosotros hay un río de piedras que a muchos nos recuerda ciertas zonas de la “Cañada de los Roncaleses” (piedras del tamaño de las que conforman las paredes de una catedral…).

Esta vez no queda otro remedio que descabalgar y arrastrar la bici hasta que terminan ese terreno y volvemos a montar y ascender hasta la pista que hay arriba.

Arriba Juan Carlos me enseña la mutación…

Señala cierto punto de su espinilla en la pierna izquierda y el diagnóstico es claro.

Le ha salido un tercer testículo en la pierna!!!

La “tri-testiculitis” hace que le duela (debe ser el aumento de testosterona).

Mantenemos la rara enfermedad en secreto para no alarmar al resto y seguimos por camino.

Tomamos un desvío a la izquierda y Aitor se pone al frente.

Un desvío a la izquierda y otro a la derecha nos llevan a un sendero que desciende, primero de forma suave y posteriormente se torna en una trialera soñada por cualquier biker que guste el enduro.

Por este orden, Aitor, yo, Samuel y Juan Carlos, bajamos como si de una culebra se tratase y disfrutando como pocas veces, sobre una bici.

No se oye a nadie detrás así que nos detenemos para reunir al grupo.

Al poco, aparece Guillermo, seguido de Bauti con una sonrisa de oreja a oreja, así que no hace falta ni preguntarles si les ha gustado.

Yo estoy un poco preocupado porque no es el terreno que mejor se le suele dar a Marta, pero, ésta, me deja a cuadros. Sorprendentemente tampoco tarda mucho el resto del grupo y “la secre” dice que le ha gustado…

Pues hija, si eso te ha gustado… no se ya a que le tienes miedo… (lo celebro).

Unos cientos de metros después damos con una pista, por la que recorremos unos metros y nos metemos en otro larguísimo sendero que llanea la mayoría deltiempo y otras veces asciende suavemente.

El paisaje, es digno de ver, con barrancos a nuestra izquierda y paredes a nuestra derecha, entre pinares y bajo los cortados formados en la parte trasera de la plana. Estoy alucinando…

Parece que el grupo, definitivamente, le está pillando el truco a esto de los senderos y la técnica, así que vamos más juntos, hasta que varios kilómetros más adelante vamos a parar, a una pista por la que transcurre la prueba cicloturista.

Coincidimos con varios participantes y llegamos al avituallamiento, donde, a pesar de decir que no eramos corredores, nos animan a comer y beber algo.

Nosotros que somos muy recatados (si, en ese momento, si..) declinamos el ofrecimiento, para seguir por un camino diferente al que lleva la prueba.

Charlando, que te charla, se nos pasa el punto donde teníamos que enlazar con el siguiente sendero y Aitor nos dice que hay que dar vuelta atrás…

Alcanzamos el punto correcto y nos avisa:

-“Este tiene mucha piedra”

La primera parte del sendero tiene una pequeña subida, con una tría en medio y piedras que hacen difícil la progresión, pero seguidamente empezaba una bajada con grandes piedras y algunos escalones por la que nos lanzamos disfrutando.

Abajo nos detenemos y falta uno.

Esperamos unos minutos y no aparece así que varios vuelven a buscarlo mientras Juan Carlos muestra el tercer elemento a  a los que allí nos encontrábamos…

Tras anunciar el diagnóstico, Marta riéndose, pide que se escriba en la crónica, par aque quede constancia de tan rara mutación, mientras Juan Carlos, pese al dolor, se lo toma a risa y de buen humor.

Aparece el perdido. Había pinchado pero todo quedó arreglado.

Continuamos por el sendero que hace unos toboganes y se adentra en una zona más frondosa, cuesta arriba, donde aumentan las pulsaciones, pero, para cuando queremos darnos cuenta, estamos en el camino de nuevo.

Aitor nos anuncia que ha sido el último sendero y que ahora la pista ya nos conduce de vuelta.

Realizamos el trayecto de vuelta de unos 10 kilómetros, hasta los coches donde terminamos la ruta.

Personalmente ha sido una de las vueltas más bonitas que he hecho nunca, si bien es verdad que alguno (más acostumbrado a la carretera, no tiene la misma opinión que un servidor), así que si quieres tener tu propia opinión sobre la ruta… tendrás que hacerla.

P.D: Esta va al calendario Karrikiri SI o SI (opinión generalizada), por lo que, si no has sido uno de los afortunados/as que la ha realizado, tendrás tu oportunidad.

Fotos 2ª Marcha La Bardena Negra -Fustiñana

Aquí os dejo  enlaces directos a las fotos que hay de la cicloturista de este pasado domingo.

Aquellas en las que aparecemos nosotros las teneis también en nuestra zona de fotos de nuestra web.

ENLACE A FOTOS FUSTIÑANA BARDENA NEGRA

MAS FOTOS FUSTIÑANA BARDENA NEGRA

Si encontrais fotos que se me hayan pasado a mi, indicádmelo y las meteremos al album de esta prueba, ok?

Fustiñana 2011- Bardena Negra

El día: perfecto.

Buena temperatura, sin viento (excepto al final de la prueba que levantaba un poco), cielo despejado pero tampoco como para pasar calor.

Esta vez los Murchantinos casi invadimos Fustiñana.

Por nuestra parte, Samuel, Guillermo, Marta, Jose Luis, Dani y yo (Iñaki).

Además se han unido Feliciano y un amigo (mis disculpas por no recordar su nombre).

Por otro lado una expedición del “Manolete team” (los de la bici de carretera) que ya le pegan a todo.

Por último, nos hemos encontrado con Fermín y su cuñado el señor Abadía (con corbata y chaqué, que iba… no podemos llamarle de otro modo).

La salida se daba a las 9:00 y hemos salido rodando tranquilamente por las calles del pueblo, tras lo cual nos han dirigido a una pista junto al Ebro que conducía a la Bardena. Entre cháchara, risas y saludos a conocidos, pasaban los primeros kilómetros.

En las primeras rampas, subimos Samuel, Feliciano y yo juntos y casualidad de las casualidades…a los tres nos gusta bajar fuerte…jejeje

Pues nada, hasta el avituallamiento hemos acelerado, disfrutando de los toboganes y bajadas.

Una vez parados, bajo la plana de la negra, hemos esperado a que diesen la salida libre y cuando ha sucedido, los supermáquinas han salido como si  estuviesen en el encierro de Pamplona.

Yo tenía clara la subida. Reservar mucho al principio y en la última rampa acelerar hasta pillar mi ritmo.

Marta, no aguantaba el ritmo tan lento y ha salido disparada (tiene que tener un sistema antigravitatorio, porque la mueta acelera cuando va pa´arrriba…y no hacia abajo como los demás….tiene misterio la cosa…).

Daniel va doscientos metros por delante y a media subida Guillermo da un tirón y me adelanta seguido por Samuel.

Yo aguanto sin tirar hasta el punto que había planeado y me pongo a tirar. Hoy parece que estoy bien subiendo (Si, si que es verdad…que no estoy soñando…jejeje).

Casi arriba y tras adelantar a bastante gente llego a Guillermo, que a su vez estaba detrás de Dani.

Finalmente Guillermo da un tirón y yo no puedo seguirle tras el esfuerzo de caza pero estoy contento…y llegamos arriba en un pañuelo.

Arriba paramos un poco y esperamos al resto que llegan en pocos minutos.

Marta se adelanta con Paco, porque se supone que viene bajada y prefiere tomar ventaja.

Finalmente flanqueado por Samuel y Feliciano, vamos rodando por la parte superior de la meseta, hasta la bajada.

Creo que iré mejor si voy un poco más rápido y en la bajada acelero y pongo el “modo sin conocimiento” que permite bajar más rápido…

Intento alcanzar a Guillermo y dani que supongo que irán bastante más adelante, porque en la parte de arriba nos lo hemos tomado con calma.

La bajada, como si fuese montado en un obus…y finalmente alcanzo a Daniel al que adelanto y voy a por Guillermo, que está mirando atrás a ver si ve a alguien conocido.

Daniel nos da caza y rodamos los tres juntos hasta que en la siguiente cuesta arriba Dani decide esperar a los de detrás y nos quedamos Guillermo y yo solos.

Llevamos un ritmo bastante bueno y confiados en que ya hemos subido lo que tocaba hoy, vamos avanzando, hasta que  lo que parece ser una cuestilla, no termina…nunca…

No es que sea una cuesta fuerte pero al ser inesperada y por su longitud, nos hace apretar los dientes y tirar hacia arriba adelantando a bastante gente (increible pero cierto…).

Ya arriba volvemos a bajar y alcanzamos a Javier Lete (para nosotros…el cuñao de la Marga…jejeje), con el que rodamos hasta la llegada en la que entramos juntos, los tres, mientras nuestra afición nos jalea en meta (mujeres e hijos que hoy nos han venido a animar).

Cuando estamos dando buena cuenta de la cerveza y el bocadillo, van llegano, poco a poco, nuestros compañeros.

Ha sido un día en el que lo hemos pasado bien.

La organización está muy bien y para ser la segunda vez que la organizan, se ve que el pueblo se ha volcado con la BTT.

Tenemos que agradecer a varias personas  que nos han felicitado o nos han dicho que son lectores de esta web/blog. A todos vosotros gracias por leernos y compartir nuestra afición.

Cicloturista Fustiñana 2011 – La Bardena Negra

Como ya anunciábamos desde hace tiempo, el Club Ciclista Portimayor, organiza en Fustiñana una cicloturista que en este caso va por su segunda edición.

Si estás interesad@ en asistir, te damos los datos,  que ofrecen desde el club:

  • Distancia: 65 Kmts
  • Pendiente máxima: 11,4%
  • Desnivel positivo acumulado: 988 mts
  • Salida: 9 a.m. desde el Polideportivo Municipal de Fustiñana
  • Avituallamientos: 1 solido/liquido en el kilómetro 25 & avituallamiento 1 líquido (no especifica el punto kilométrico)
  • Bocadillos de Chistorra+bebida al finalizar laprueba.
  • Precio: Federados 15 €, NO Federados 18€ (Los que se inscriban el día de la prueba tendrán sobre coste y por ello pagarán 20 €)
  • Recogida de dorsales de 8:00 a 8:30 a.m.
  • Cierre de control a las 13:30 p.m.
  • Bolsa obsequio (no indica contenido)
  • Limitada a un máximo de 500 asistentes
  • LAS INSCRIPCIONES SE ABREN EL DIA 29 DE AGOSTO

El perfil de la prueba es el siguiente:

Perfil Bardena Negra (Fustiñana 2011)

 

Si deseas inscribirte, lo puedes hacer mediante el enlace que los organizadores han facilitado en DeporBox (o pulsando aquí debajo que viene a ser lo mismo):

PULSA AQUI PARA INSCRIBIRTE