Probamos la futura cicloturista de Alcalá de Moncayo.

El Club ciclista Turiaso, nos invitaba a probar el recorrido de la que será la cicloturista de Alcalá de Moncayo.

A las 7:30, Jarauta aparece en la plaza con la furgoneta y el “Karrikiri-karro”.

Con las 10 bicis cargadas, arrancamos hacia la falda de Moncayo:

Jarauta, Marta Bonilla, Samuel, Jose, Dani, Sara, Marta Garriz, Gerardo, Ezequiel y yo (Iñaki).

Un rato después llegamos a Alcalá de Moncayo, descargamos bicis y nos preparamos.

En unos minutos estamos, unos 40 compañeros dispuestos a disfrutar de una mañana, fresca, pero que promete dar paso, a un precioso día.

Allí me encuentro con mi amigo, Carlos Palacios, con el que compartimos ruta y diversión, y mientras charlamos nos llaman para, tomarnos la foto, cual alineación futbolística.

Dado que no sabemos cuánto detalle quieren guardar, los artífices de la ruta, acerca de la misma, intentaremos dar una visión de ésta, sin desvelar ciertos elementos.

Salimos muy tranquilamente, por pista, hasta un desvío con una pequeña bajada que da paso a un camino estrecho. Tras pasar un puente, ascendemos por una cuesta de cemento rayado que lleva casi… hasta el cielo :-). Lo que se llama un repecho majo, vamos…

Arriba, nos perdemos. Nos detenemos a esperar a compañer@s, que SE SUPONE, vienen por detrás, y perdemos al grupo de delante.

Pasado un rato, el mini-pelotón que integramos, decidimos seguir, con un único GPS que no quiere desvelar la ruta fácilmente.

Descendemos y casi abajo, vemos a nuestras “ovejas descarriadas”, que se han salvado de la subidita, por medio de no se que camino.

Ya reunidos, y engrosando un pelotón mayor, continuamos, escoltados por organizadores, continuamos por una pista, tendida, que llevará a una carretera.

Es momento de quitarse ropa y cambiamos los guantes de invierno por unos menos abrigados, eliminamos la “braga del cuello” y proseguimos para alcanzar a nuestros compañeros.

Tras un breve trayecto por carretera, volvemos a un camino que se irá estrechando e inclinando para convertirse en un ascenso pedregoso, entre  los árboles que le dan un ambiente digno de las mejores rutas.

Arriba, enlazamos con una pista y esperamos para agrupar al personal. Continuamos, esta vez ayudados por la gravedad, en un descenso con buen firme.

Abajo, hay que cruzar un riachuelo y más de un@, no ve la forma de cruzar sin acabar en el agua, pero finalmente todo el pelotón termina por superarlo y continuar por una nueva pista.

Ascendemos otra pequeña cuesta y continuamos un par de kilómetros hasta….¿¿¿ Encontrarnos a los de cabeza de frente???

Resulta que por casualidad, nos hemos confundido en un pequeño tramo circular y dice que hemos perdido unos dos kilómetros, así que damos la vuelta y les seguimos.

La mañana está perfecta, el ritmo es muy suave y todo es ideal, hasta que nos veo descabalgando, a todos, para  ascender a pié entre árboles en una suerte de senderos ascendentes entre risas y golpes de ramas. Esta sección, nos indican que será convenientemente adecuada para el día de la cicloturista, aunque personalmente pienso que tiene su atractivo y bien se podría dejar así. al fin y al cabo, es monte y cualquiera entendería que hay que lidiar con esos pequeños tramos de “Rotabator Mode”.

Ya en un camino, no avanzamos mas de veinte metros para ir a parar a una pista asfaltada. Al fondo, “la cuesta”.

Me he parado a atender el móvil y estoy muy atrás, así que me toca acelerar hasta que veo equipaciones KarrikiriBTT.

Justo antes del ascenso hay un pronunciado descenso, y le digo a Marta B:

-“Aquí no freno!!”

Y me lanzo cual misil, hacia el riachuelo que se ve al fondo.

Cuando lo atravieso, el odómetro,sobrepasa los 80 kmts/h, pero poco me durará, ya que el importante desnivel positivo que toca ascender, me frena poco menos que en seco.

Mirando hacia arriba se ve, como a los ladrones del cuento de Ali Baba, a los cerca de cuarenta esforzados bikers que aprietan dientes para coronar la subida.

La primera mitad de la cuesta me la tomo tranquilamente, hasta que veo unos cientos de metros más adelante, un amigo de amarillo que hace más “eses” que una culebra para escalar la dichosa cuesta.

Acelero el paso hasta alcanzarle y subimos juntos mientras charlamos entre jadeos.

Arriba, comemos algo y mientras esperamos, los primeros dicen que continuemos.

En nuestro caso, preferimos agrupar y esperar al resto de nuestros amigos, y una vez todos allí, dejamos algo más de tiempo para que coman (“por no hacer la parada del hijo…”).

Soltamos frenos y comienza un precioso descenso, por pista, de unos 8 kilómetros, hasta otra población cercana y pronto me veo con Oscar de Tarazona (agradecerte desde aquí el recibimiento y atenciones durante toda la ruta), y Samuel bajando a toda mecha con una sonrisilla en la cara.

En el pueblo, nos detenemos a por agua.

Continuamos realizando varias paradas y a ritmo suave, dado que hay compañeros con calambres y problemas varios, pero… no hay prisa.

Con esta coyuntura, los organizadores que nos acompañan, deciden no hacer la última subidilla que queda y continuamos por un camino más tendido a fin de facilitar el rodar a todo el mundo.

A escasos kilómetros de meta, nos toca realizar una pequeña reparación en el freno de una amiga, para continuar unos tres kilómetros por carretera y terminar el periplo satisfechos de haber realizado una ruta preciosa, completa y que a buen seguro se hará con un sitio en el calendario deportivo de la zona.

Tras degustar una cerveza en el bar de Alcalá, volvemos a casa, con ánimo de reservar el próximo 17 de Mayo para repetir esta preciosa vuelta por los alrededores de Moncayo.

Dar las gracias y la enhorabuena a los artífices de, tan grata ruta / atención, y desearles mucho éxito en su nueva cicloturista.

 

Anuncios

Crónica: Marcha Reino de Artajona

El año pasado probamos los senderos, junto a nuestros amigos de Artajona.

Tanto, …tantísimo nos gustó la experiencia que teníamos que acudir de nuevo, a ver en que había estado “deslomándose” Nacho (artífice del invento) durante estos meses.

Ya desayunando estaba nervioso. Hay pruebas, recorridos e itinerarios tan variopintos en esto del BTT que es difícil de creer.

Si la semana pasada estábamos rodando en Los Monegros, por pistas interminables, la ruta de hoy, iba a ser lo ás alejado en cuanto a concepto de la anterior.

Llegábamos a Artajona y se nos acerca un chico de Lerín, que resulta ser David, al que conocía solamente vía Facebook y finalmente nos ponemos cara.

También están un buen grupo (creo que eran 9) de Bikers de Fustiñana con los que hablamos antes de la prueba y ya camino de la salida.

Arranca la prueba y como casi siempre, hay una explosión dado que nadie quiere atascos en unos senderos donde es realmente difícil adelantar.

Nosotros nos lo tomamos con tranquilidad, hemos venido a disfrutar y lo vamos a hacer de verdad…

Aun en esas, subimos al cerco, y volvemos a bajar para reemprender la subida donde se estira el grupo y empieza el primer sendero.

Bauti y Dani van a mi lado, Guillermo y Jarauta un poco más atrás..pero poco.

Estoy babeando como el perro de Paulov a la espera del primer sendero. Este me lo conozco.

Entramos  en un pinar, desde la parte superior del mismo por un sendero de poco más del ancho de la rueda (así serían todos) y empezamos el descenso. Por suerte me ha tocado un grupete majo y van bastante rápido. delante de mi un chico de Larraga, tres Fustiñaneros y uno de Basauri.

Entre pinos,y toboganes discurre la cosa, a ritmo majo, pero sin agobios (disfrutando, vamos).

A Bauti le escucho de fondo pero las bajadas en los extremos del pinar, le hacen perder unos metros…(a final del día se convertiría en un experto bajador pero a esas horas…).

Un chico de Fustiñana pierde tracción y pone pié a tierra,retirándose rápidamente para no formar atasco mientras pasamos el resto de la grupeta.

Ya abajo del pinar subimos piñones y se escucha el cambio de los primeros platos pequeños. Yo voy a intentar no bajar del mediano en todo el día, ya que el ritmo es suficientemente tranquilo como para ello. Vamos ascendiendo un pinar, gemelo del anterior, haciendo “S” . Una fila más abajo veo a Bauti y dani y dos más allá a Guillermo y Jarauta.

Arriba, la pista continúa ascendiendo y el chico de Larraga, empieza a respirar avisando de que lleva las pulsaciones altas. Se retira  a un lado y seguimos el resto.

Me vuelvo un instante: -“Aupa Bauti aprovecha ahora que es menos técnico”

Al poco está detrás de mi.

-“Dani?”

-“No lo se… no me da tiempo de mirar atrás…”

Continuamos ascendiendo y el segundo chico de Fustiñana se echa a un lado, supongo que para esperar a sus colegas.

El de Basauri emprende el descenso y yo dejo unos metros de ventaja hasta que…. BUAAAAAAAA… me dejo caer sin frenos….. Me encanta!!

Abajo he perdido a Bauti poer toca pista, ya me alcanzará, voy a ir tranquilo.

Voy charlando con el de Basauri por la pista y comienza a descender hasta atravesar el canal de Navarra.

La pista continúa bajando y esto no me mola nada… la ruta de los senderos va siempre cerca de las crestas y eso implica… subidón…

Al poco aparece Bauti que se nos une y charlamos los tres tranquilamente.

Muchos de los que habíamos adelantado subiendo nos adelantan ahora.

La pista gira y la pendiente cambia a positivo, con lo que sumado al viento de frente…

Ascendemos tranquilos y veo a casi todos los que nos habían adelantado bajando, en un pelotón, así que pegamos un tironcillo para pillarlos y resguardarnos del viento.

Aguantamos un rato con ellos pero decidimos arrancar, para subir más a gusto a nuestro ritmo.

Ascendemos los tres en solitario cuando llegamos a un trozo asfaltado… menos mal que son pocos metros… vaya cuestica!!!

Al poco, aparecemos en la cabaña de los pastores (creo que le llaman así), donde saludo al cuñado de Ramón, uno de los organizadores y proseguimos, ya por senda, en una cuestica… de las buenas.

Arriba miro hacia abajo.Pensaba que en la zona de pista nos pillarían pero… ni señal de Dani, Guillermo y Jarauta.

Comienza una zona de sendero muy bonito sobre zona de arbusto alto y el suelo parece hecho de pegamento.

Las agujas de pino, forman una capa importante y eso sumado a lo rizado del terreno hacen que parezca que vas pinchado. Hay que apretar dientes.

Superada esa zona y ya arriba del todo, en la cresta del monte, le digo a Bauti que paremos y tomamos algo de gel.

En esas estamos cunado aparece Dani que dice que ha arreado fuerte en la pista.

Continuamos los tres juntos y empezamos un descenso ratonero con curvas cerradas, que incluyen peralte, donde la rueda trasera derrapa y la delantera rezas para que no haga lo mismo y aplicas toda la técnica  para que la máquina gire y no te comas el pino de enfrente… vamos UNA GOZADA!!!

Curva, ras, pedales, curva aaaaaaaaaaAA, uf, pedales, tobogán curva…. CHOF.

Oigo una caída pero donde estoy no puedo, ni detenerme ni mirar atrás. Bastante tengo con que la bici no de vuelta de campana.

Paso esa zona y la bajada continúa en sendero pero mas abierto y lineal así que soltamos frenos y dejamos que la gravedad actúe.

Es una delicia subirse por el peralte de las curvas a toda velocidad, empalmando una con la siguiente hasta que llego abajo a un camino y espero a mis compinches.

Pasa un Biker…. otro…. otro…. otro…

-“No se a quien esperas pero no vienen nadie a la vista tras de mi…”

Y pasa Dani.

-“Dani… espera a Bautiiiiiiiiiiiiiiiiiiii”

Y Dani desaparece sin escucharme…

Pasan un par de minutos más y aparece Bauti.

-“No me he hecho nada, me he tragao el pino pero estoy bien!!!”

Arreamos juntos mientras hablamos de técnica de descenso y cosas así…

Varios toboganes, y senderos después llegamos a la carretera y cruzamos. Si no recuerdo mal, el siguiente camino a la derecha iba al pantano… SI, este es.

Entramos en el camino y ya se ve el avituallamiento.

Nos detenemos y Dani no está ¿???

Comemos, mientras charlamos con otro de los organizadores con el que estuvimos el año pasado, muy majo, él (creo que es francés?).

Dos botellines de agua después y dando cuenta del tercer plátano, aparece Guillermo y Jarauta.

Se lo están pasando como enanos, también.

Jarauta me dice:

-“Tenías razón… hay ratos que no me daba tiempo a coger la manguera de la camel para beber…QUE GUAPO ESTA ESTO!!!”

Guillermo aprovecha el receso para ir al excusado (ribazo) y un burro (sí, un asno, pollino, o como quieras llamarlo…) se enamora de él.

Mientras unos nos descojonamos, el animal olisquea y roza a Guillermo amorosamente con su testuz mientras el otro se apresura a terminar, por lo que pueda suceder…

Arrancamos de allí, ya fríos, tras tanto rato parados, y nos acercamos a un nuevo sendero que asciende hasta la altura de la presa, para ir a parar a un camino.

Siguiendo la pista unos cientos de metros, hay que elegir:

Recorrido corto o largo.

LARGO… POR SUPUESTO EL LARGO (que no termine nunca este recorrido, pensábamos algunos).

Por un sendero del que tenía un gran recuerdo continuamos ascendiendo hasta que se termina el monte y no queda otra que bajar.

Y ahí está la escena que recordaba con tanto cariño:

El sendero descendiendo entre pinos y abajo, el agua del pantano a la espera de un fallo… una escena preciosa que Bauti gritaba…

-“Pero miralo!!!! que pasada!!! increíble!!! Precioso!!!”

Acabamos sobre la presa para cruzarla y volver a subir por asfalto a un edificio del canal de Navarra. A partir de ahí la pista ya de tierra continúa ascendiendo pero mas suavemente.

Voy hablando con Bauti de lo que estamos gozando. Arriba reunimos el grupo y comenzamos un descenso por pista que nos lleva a otro sendero en sentido ascendente.

Las piernas ya se han calentado y voy disfrutando como un enano. Me da igual bajar que subir (o casi…) y arriba…. un voluntario nos avisa

-“Bajada complicada, cuidado!!”

Veo que mi amigo cambia de color y se pone detrás de mi. Si va como una rejineta!!!

Un poco tenso, pero solventa la situación como un profesional… la mañana le está entrenando en esto de bajar y se ve que lo hace mucho mejor!!.

Ya los cuatro abajo en pista, le digo a Jarauta que se limpie la baba… Está gozando si cabe, más que yo y va con la sonrisa puesta en la cara.

Toca ascender por pista y lo hacemos tranquilamente para llegar a un nuevo sendero. Vamos como flechas, esquivando árboles de curva en curva, hasta que me encuentro en un cruce donde me surge la duda.

Delante una cuestica, a mi izquierda un cuestón con el 30% de desnivel y encima una pareja de voluntarios.

-“Por donde?”

-“Por aquí”

-“Madre que cuestón meten a estas alturas…”

Subo piñones y arreo, a lo que veo que Bauti hace lo propio sin pensárselo dos veces.

Empezamos y la cjhica se levanta con las manos en la cabeza y gritando…

-“Noooo por ahí no hombre, como vais a subir por aquí!!!!. A estos doble de bocata a la llegada!!!!”

Cagüen toooo…

Damos media vuelta y seguimos a Guillermo y Jarauta que nos han adelantado por el sitio correcto mientras nos veían hacer alpinismo.

Termina el sendero y bajamos, ya a pista hacia Artajona.

Casi entrando en el cerco, un voluntario nos indica:

-“Por aquí!! cuidado las escaleras!!”

Voy el primero y echo el cuerpo atrás… mientras la bici va botando como si de un canguro se tratase escaleras abajo… boin, boin boin…

Detás Bauti, recitando un sutil:

-“Quita que te me como, quita que te me como…..”

El recorrido nos hace volver a subir al cerco y de allí bajar por una cuestica, que discurre paralela a unas escaleras para finalmente emprender el descenso final al polideportivo.

Entramos los cuatro juntos, a meta, donde Dani está esperándonos.

Hemos gozado como enanos en la marcha más bonita que pueda haber para alguien al que le guste el BTT.

P.D: De las historias de: “Cómo se desenreda un Fustiñanero de su bici y pedales automaticos y cosas así…” no existen resgistros escritos….

 

Fotos Night & Bike Murchante 2012 – Tanda 1

Ya teneis la el primero de los bloques de fotos de la Night & Bike Murchante 2012.

Ciertas fotos, no han salido todo lo bien que deberían, ya que con farolas amarillas, focos de participantes
iluminando desde varios ángulos (muchas veces frontalmente), a ráfagas y con movimiento… los sensores
de las cámaras se volvían locos.

Esperamos, que sepais disculpar estos problemillas.

En breve publicaremos las fotos realizadas al final de la subida en el monte.

Fotos: AQUI

Crónica: Lerín 2012. Senderos, pinares, barro, baro y… más barro

6:15 a.m.

Suena el despertador. hago alterofília y tras varios infructuosos intentos levanto los pesadísimos párpados.

El movil, empieza a bailar sobre la mesilla. ¿Quién será el zumbado que me escribe ahora?

¿Quien? El resto de Karrikiris…

Que si llueve un montón, que si es imposible, que si…

25 minutos mas tarde de chat… decidimos, NO ir a Lerín. Tiene que ser un barrizal, está encapotado y probablemente llueva durante toda la mañana y para eso… a seguir durmiendo.

2 minutos después.

Vamos. Aunque sea a ver el ambiente, y repartir algún folleto de nuestra Night & Bike Murchante. Además la gente que ha estado preparando la prueba estaría desolada si por una borrasca se quedan con todo compuesto y sin bikers…

6:55 a.m Guillermo pasa por casa con la furgoneta y vamos a por Marta.

Nos reunimos con los demás y empieza otra vez la discursión que se zanja con un: -“Aunque sea almorzamos…”

Todo el mundo a los coches, rumbo a Lerín (Guillermo, Marta, Roberto, Samuel, Enrique, Juan Carlos, Cesar Cope y yo (Iñaki), como teóricos participantes, a los que se añadían Dani y Feliciano como personal repartidor de folletos).

Aparcamos en Lerín y continúa lloviendo sin parar…. buaaaa que mal plan…

Dejamos las bicis en los coches y nos acercamos al centro cívico para retirar los dorsales… o ver al menos que ambiente hay que se cuenta… y repartir folletos.

Marta, nuestra mejor comercial, va repartiendo a cada uno que se encuentra por la calle.

Hay gente retirando dorsales y lo retiramos (realmente no se para qué… si no vamos a salir…).

Mientras Dani y Feliciano se ponen a repartir folletos de la Night & Bike Murchante, a todo el que entra por allí.

Mientras volvemos a los coches, solo se oye:

-“No vamos a participar?”

-“Yo no…”

-“Si yo ya me caigo en seco, en mojado ni te cuento…”

-“Pero no salimos? de verdad?”

-“Yo participaría…”

9:45 a.m.

Enrique y Juan Carlos parece que están decididos y solo les hace falta… un poco más de compañía (las locuras en grupo parecen mas cuerdas….).

Samuel me dice:

-“Iñaki… No salimos…???”

Ufffffffffffffff

Miro al cielo. Encapotado del todo. Esto no va a parar.

Me voy a poner como un asco… posiblemente me caiga, las vamos a pasar canutas con el barro en las cuestas… además hay mucho sendero… podría quedarme almorzando con el resto de gallinas que no quieren salir… volver al pueblo… no decir nada a nadie de que soy un cagaU y 250 toneladas de barro y lel agua, me dan miedo… (como a esos/as  que no querían salir, vamos…)

Pero por otro lado…

Y si después alguien me cuenta que fué una pasada? Y después sino… que escribo como crónica…? y… que leches.

-“Yo voy”

Juan Carlos me mira como si le hubiera tocado la lotería y Enrique me mira como pensando (quiero, voy a ir pero no sabes lo que acabas de hacer…)

Samuel, ni me mira y se pone a desmontar la bici del portabicis,  a toda leche.

Aun hago un último intento con la bandada de gallinas que estaban allí…

-“Venga, ue no se diga, bla bla bla…”

Marta se lo piensa y durante un instante incluso creo que se va a quitar la cazadora y va a lanzarse…

-“Que no, que no…”

9:58 a.m. llegamos al lugar de la salida donde el resto de chalados no recluidos en instituciones de alta seguridad, esperan bajo la incesante lluvia.

Junto a nosotros, hay un chico de la organización de pié.

-“Está muy mal?…”

-“Las vais a pasar putas, hay barro, peor barrroooooo, barrroooooo barroooo y pegajoso en algunas zonas…”

Sonrreimos haciendo como que nos ha dicho exactamente lo contrario…

Estamos al final del pelotón (claro hemos llegado los últimos con nuestra indecisión..) y salimos por el pueblo mientras las “aves de corral”, formando parte de la muchedumbre de espectadores (bajo sus paraguas) nos animan (y seguramente pensando: “tirad tirad… que menuda os espera…”).

No hacemos más que salir del pueblo y nos metemos en un camino cuesta arriba.

Empezamos a adelantar a algunos participantes.

Seguimos por una pequeña bajada y Roberto se pone delante mía. 3 segundos después parece que me ha dado una capa de gotelé de cabeza a piés…. Madre de dios!!!! como me ha dejado en un instante.

Samuel me mira: -“Mira, mira la cara de Iñaki!!!! juajuajua”

Seguimos y volvemos a subir, y subir y subir por un pinar mientras adelantamos a mucha gente.

Tanto es así que Roberto me dice:

-“Oye o estos saben algo que nosotros no sabemos y por eso reservan tanto o no hay nivel, o no entiendo…”

Alguno nos dice al pasarle:

-“Que pasa que para vosotros no hay cuesta?”

Yo pienso que al haber salido al final del todo, estamos adelantando a los más flojetes y que nos estabilizaremos en un grupo de nuestro mismo nivel, ya veremos…

Llegamos arriba y hay una leve bajada  que nos lleva por un sendero junto a los pinos.

Mientras un chavalillo con su moto de 49 c.c. de la organización lleva toda la subida y todo el sendero justo a nuestro lado y nos pone la cabeza como un bombo (la motico hace más esfuerzos que  nosotros por ascender…y el ruido agudo, es infernal).

Al final le instamos a que se quede atrás por si hay gente que lo necesite más… o porque sí, vamos…

Llegamos a una bajada y delante nuestra han pasado cientos de bicis… con lo que si antes era un sendero muy inclinado y lleno de barro, ahora además está deshecho, lleno de derrapes y hay fotógrafos ávidos de pillar a alguien en pleno proceso de caída…jijiji

Sin saber aun como,  bajamos montados y sin caernos mientras la gente empieza a echar pié a tierra de forma voluntaria u… obligada por el terreno.

200 metros más adeltante llegamos a otro pinar y sendero cuesta arriba lleno de barro.

Ruedas embozadas de barro, derrapadas contínuas, arrastre de bici en algunas cuestas arriba.. peor seguimos adelantando a gente…

Varios pinares después… Samuel ha tomado algunos metros de ventaja. Roberto y yo

Cartel: Atención bajada muy peligrosa.

Bajada muy pronunciada, deshecha y con un terraplén a nuestra derecha. Esto adquiere cada vez un puntillo más emocionante.

En un momento dado hay una rampa de unos dos metros casi vertical. Un tipo de la organización, con buena intención nos dice:

-“Por el interior!!!”

Roberto no le hace caso y pese a la bajada en caída libre, pasa el obstáculo sin más problemas.

Yo le hago caso y la rueda delantera se va a Cuenca…

UiIiIeIAUAauauauauaAUaAUaAUaAUauauaau (vuelo por los aires hacia el tipo que estaba dos metros abajo a  mi derecha).

El hombre al ver semejante avechucho cayendo de los cielos hacia él, alza los brazos y consigue salvarme del precipicio y salvarse  a si mismo de un aplastamiento grave…

-“Venga, venga corre que vais muy bien…”

Vuelvo a montar y termino la cuesta para encararme a un sendero de subida lleno de barro y que terminamos en procesión andando uno tras otro…

Arriba quitamos (a puñados) algo de barro de la bici.

No llevamos cuenta kilómetros y me extraña que no lleguemos al avituallamiento del kilómetro 24, por lo que pregunto a un chico:

-“Cuanto te marca?”

-“15 kilómetros”

(moral por los suelos…)

Pensando en que no íbamos a participar, no he desayunado y veo que me empiezan a faltar las energías… uffff (no me habré pasado de ritmo al principio?) que bonito peor… que largo se me va a hacer…

Pasamos más y más senderos hasta pasar bajo un túnel tras el que nos meten en un camino. Que placer!!! poder pedalear sin derrapar, por los charcos para lavar la bici (nosotros vamos totalmente mojados así que el agua no es problema) y a ritmo constante…

Pasan los kilómetros y le pido a Roberto que baje un pelíon el ritmo. Necesito comer o lo voy a pasar mal.

Pese al ritmo, seguimos adelantando a gente.

Tras un par de curvas nos aparece divisar el camión del avituallamiento. BIEN!!!

Justo antes de llegar un tipo ha pillado la bci por el manillar y el sllón y la ha metido en una acequia. La bici sale (a nuestros ojos), reluciente…

Una lata de acuarius, dos plátanos y un pastelillo después parece que noto como me va recargando por momentos.

Continuamos y tras 500 metros de camino, se termina lo bueno. Subida y nos metemos en una zona de camino con mucha piedra, que unido al barro va saltando como si fuese metralla en todas direcciones.

Un par de kilómetros después, llegamos a una subida que nos mete de lleno en un pinar, donde todos sin excepción van arrastrando la bici mientras resbalan con los piés…

Montamos de nuevo y nos toca seguir ascendiendo por senderos durante un par de kilómetros. Hay que aplicar técnica depurada para evitar resbalar y desgastar en demasía. Roberto y yo vamos ascendiendo pero hemos perdido de vista hace rato a Samuel.

De Juan Carlos y Enrique ni noticias…

Bajada y por fin nos metemos en una pista… que bien…..

Poco después estamos en otro avituallamiento y de mi bici se ve el manillar y a trozos. el resto es barro en cantidades industriales.

Tan sucios vamos que el personal del avituallamiento nos abre el acuarius y nos pelan los trozos de plátano…

Mención especial merecen unos chavales de entre 10 y 14 años que estaban con una sulfatadora (a la que metían botellines de agua mineral) y que mientras comíamos, nos intentaban limpiar la cadena y los piñones parafacilitarnos la labor. OLE POR ELLOS!!!!!

Seguimos por una pista y al poco nos meten de nuevo a un sendero. Volvemos a derrapar, molinillos y similares, intentando no caer en el terraplén de al lado.

El sendero se complica por momentos y vemos a gente con problemas musculares, averías varias (varias no… muchísimos cambios traseros partidos…).

Hay tramos en los que el sendero discurre por una pendiente de un monte y nosotros que circulamos de forma tangencial a  a la ladera, vemos como las ruedas se nos van hacia la izquierda (abajo) sin poder hacer otra cosa que apretar los dientes e intentar no caer al suelo.

Al salir de ese terreno me salta un puñado (si un puiñado entero) de barro desde mi rueda delantera al ojo izquierdo que está abierto…

Arrrrrgggggg

Paro y le digo a Roberto que me ayude, peor vamos TAN TAN sucios que no hay nada que pueda limpiar eso (NADA).

Por suerte me ha ocurrido a escasos 20 metros de la un todo terreno de la DYA.

Lo primero que me dice el tipo es..

-“Tal y como vais no te importa ponerte de rodillas en el suelo, no?”

Me echa un cubo de suero al ojo y tras dar con el taladro percutor, pico y pala aparece el ojo bajo la avalancha de barro.

Increible. Muevo el ojo, parpadeo… Y NO ME MOLESTA CASI…

Al ataque!!!!

Recorremos un pequeño tramo de camino, y por fin vemos Lerín allí delante, al otro lado de la carretera.

La policía Foral nos desvía (acaban de cortar la carrera por el estado del terreno (y a nosotros nos lo dicen al llegar al pueblo, ehh? si casi era mejor haber ido mas léntos…jijiji).

Los primeros han dado la vuelta al pueblo y suben por detrás pero a nosotros nos hacen subir por una cuesta que parecía no tener fin.

Nada, paciencia y subimos hasta dar  con el arco de meta.

Detenemos las bicis y acto seguido me vuelvo.

-“Samuel?”

-“Cuando me habeis adelantado”

Ahhhhhhhhh…jijiji

Notas:

  • Enrique y Juan Carlos llegarían casi media hora después
  • Habían roto el cambio trasero de uno, se habían caido (sin consecuencias)
  • Problemas con una rueda…
  • Los gallináceos estuvieron almorzando…
  • Tras ducharnos y cambiarnos, comimos en el frontón
  • La organización lo hizo increíblemente bien
  • Tenemos muchas cosas que aprender como organizadores y esta gente tien experiencia y buen hacer.
  • Los que no participarón nos han dicho que veniían todo terrenos con carros llenos de ciclistas que se retiraban o averiados, caídos…
  • Al final parece que antes que nosotros solamente  llegaron unos 30 participantes (de unos 300 no está nada mal…)
  • El lunes tengo que comprar un cincel y una maza para ver si puedo eliminar piedras y barro de la bici
  • Seguido arreglar la lavadora que seguro atasca el filtro con el barro…jijiji
  • La ruta ha resultado más dura de lo inicialmente planeado porque las condiciones del terreno han sido especialmente difíciles.

Samuel, Iñaki, Roberto

 

Cicloturista de Lerín

Tal y como avisamos hace días, la cosa está clara y  un  grupo  de Karrikiris, vamos a ir a Lerín el sábado 28 de Abril, a realizar la cicloturista que allí organizan.

Algunos ya habeis confirmado vuestra asistencia pero otros no.

Os recordamos que si quereis ir, teneis que decirnos, vía email, que vais a venir e ingresar los 15 € que cuesta si eres federado o los 20 € en caso de que no lo estés.

Realizaremos las inscripciones a finales de la semana que viene y dado que este es el segundo aviso, entendemos que todo el mundo se da por enterado.

El calendario ya se ha actualizado apra incorporar esta cicloturista de forma oficial.

Por otro lado, este próximo domingo, 1 de Abril (este fin de semana), algunos del club vamos a participar en la “Media Extreme Bardenas” en Arguedas, así que si no tienes plan para la mañana del domingo, a lo mejor te interesa pasarte por el Yugo y animar a los Karrikiris que estemos apretando los dientes. Hay quien va a ir, por lo que si estais interesados, decidlo y así vais junt@s.

ABRIMOS INSCRIPCIONES, NIGHT & BIKE MURCHANTE

Tal y como os anunciamos, el domingo 25 de Marzo abrimos las inscripciones para la Night & Bike Murchante.

Las inscripciones se realizarán vía online y NO se podrán realizar el día de la prueba.

Las plazas son LIMITADAS y reservadas en estricto orden de inscripción.

Para Inscribirte Pulsa AQUI

Si quieres más información sobre la prueba puedes consultarla en nuestra sección dedicada:

https://karrikiribtt.wordpress.com/i-night-bike-murchante-2012/

Todos los participantes deberán inscribirse, por éste método, sin posibilidad de realizarlo por cualquier otro.

Marcha Cicloturista: Ibaigorri BTT

Un buen amigo mío, oriundo del lugar de la noticia, nos hace llegar información sobre una prueba de aquí cerca (en Lerín) y a la que no hemos acudido en los años que lleva celebrándose.

La ruta parece bonita y la cantidad de información en la web es más que suficiente para hacerse una idea de la misma.

Ahora os toca a vosotros mirar el calendario y darle una vuelta porque el plazo de inscripción está abierto:

http://btt.ibaigorri.net/