Crónica: Calcenada 2012 “la gran temida”

5:30 AM, que gusto estamos cogiendo a los madrugones, por fin ha llegado una de las pruebas más esperadas y temidas del año “La Calcenada 2012”.
Una expedición de Karrikiris nos disponemos a realizarla y a la hora antes mencionada nos juntamos en Murchante Guillermo, Marta Bonilla, Juan Carlos y yo Bauti. Bicis en la furgo y rumbo a Calcena.
Ya por el camino nos vamos encontrando varios coches con bicis y con la misma dirección que nosotros, entre risas y nervios vamos avanzando por un puerto muy chulo hasta llegar a Calcena a eso de la 7:00.
Ya hay bastantes coches y el ambiente es excepcional. Aparcamos y fuimos a retirar dorsales.
Tomamos un café y rumbo a descabalgar nuestros sementales y colocarnos dorsales, etc..
Por fin ya montados, rodando despacio nos colocamos en la salida con cierta tensión y ganas de empezar.
8:00 Comienza la Calcenada 2012, salimos por carretera unos kilómetros dirección Purujosa, es llano y el grupo se va estirando poco a poco y empezamos a adelantar a bastante gente, unos de Ablitas, de Corella, de Cintruenigo, Borja, se ve que los clubs de la zona no nos queríamos perder esta cita.
Nos desvían por un camino y empezamos a ver lo que va a ser la primera cuesta del día, la verdad no es exageradamente exigente y lo solventamos más o menos bien, rodamos un poco mas ya todo por caminos y llegamos a la hermana mayor de la anterior, cuesta larga, bastante empinada y algo rota, empiezan los primeros adelantamientos y todos ellos acompañados de los pitiditos de todos los pulsometros que se estaban disparando.
Una vez arriba aparece el primer avituallamiento de los 21 que teníamos en el recorrido impresionante la organización.
Aquí paramos a reagruparnos, bebimos algo y a seguir por la primera gran bajada del día. En dicha bajada Juan Carlos se monto en el expreso y se lanzo camino abajo y ya no le vimos hasta el final.
La bajada y el avituallamiento nos hizo olvidar rápido la subida que habíamos hecho y continuamos rodando por llanos con sensación de estar a tope.
Al poco aparece el segundo avituallamiento, y nos recibe una buena mujer a grito pelado “Vamos vamos la primera chica muy bien bravo” de donde sois? Nos pregunta, de Murchante “viva Murchante” vamos daba gusto verla con la emoción que lo vivía, de repente le apuntan que no que ha pasado otra chica antes y contesta la buena señora, que no, esta es la primera la otra llevaría bigote por qué no la he visto, así que todos por los suelos de risa.
Al lado los del club de Ablitas con una avería en la bicicleta, el cambio parece ser, mala pinta.
Bueno vuelta “al trabajo”.
Ya no recuerdo bien creo que fue después de Borobia y antes de Cueva de agreda apareció la segunda subida exigente del día, la cual otra vez superada con gran esfuerzo pero con buenas sensaciones.
Entre sube, baja y rueda llegamos a la carretera que va a Vozmediano y comenzamos una bajada trepidante por asfalto hasta San Martin de Moncayo, en este tramo nos acompaño un compañero de trabajo de Marta que nos estaba esperando en el cruce con su flaca.
Avituallamiento en San Martin y nada más salir empezamos a subir. La cuesta tenía una curva cerrada y Marta aprovecho para practicar técnicas de aparcamiento de bicis, primero caballito, luego marcha atrás, luego derrapo un chillido característico y ala a seguir para arriba como si nada, que fenomena.
Al poco zona rompepiernas sube, baja, sube, baja muy chulo este tramo pero en un cambio de ritmo “ plas” la cadena se me sale, pare la recoloque y vuelta a seguir, menos mal no parece nada importante.
En nuestro camino paramos en bastantes avituallamientos, unos naranjas y plátanos, frutos secos, agua, acuarius la verdad muy completos, hasta que llegamos a Litago, aquí la parada en el avituallamiento fue un poco más larga pues casi era comida, plato pasta, bocata de jamón, café, vamos un lujo después de 60 km recorridos.
Entre bocado y bocado comentamos las mejores jugadas y nos echamos unas buenas risas observando la cara de Marta que debido a una mezcla explosiva de crema solar, polvo y sudor parecía una troglodita más que una biker (Rápidamente se fue a lavar la cara no vaya a ser que crean que lleve bigote jajaja)
Cuando estamos listos para salir aparecen los de Ablitas, y comentamos con ellos que tal ha ido la avería, nos dicen que no la han podido solucionar así que llamaron no se a quien y le trajeron una bici nueva, vamos ni los del Tour llevan semejante apoyo.
Salimos de Litago con fuerzas renovadas dirección a la carretera de Añon a subir la Morca, una cuestita de asfalto muy larga con más del 17% de desnivel, la verdad que con 70 km en nuestras piernas había que echarle memoles para subirla dignamente, pero ahí estábamos los Karrikiris dando el do de pecho y subimos la verdad bastante enteros. Reagrupamos y bajada trepidante en la que los velocímetros superaron los 64 KM/H bufff madre mía.
Pasamos por Alcala y llegamos a Talamantes, donde paramos a reponer fuerzas, en estas que ya se me había salido la cadena otras dos veces y el cambio me hacía cosas muy extrañas, pero bueno malo será que no llegue.
Salimos y comenzamos a subir unas pequeñas rampas tipo rompepiernas y ya no hago carrera con la cadena cada 100 mt. se salía, “no por favor que solo quedan 20 km no me hagas esto”.
Pues si, me lo hizo, imposible imprimir fuerza en los pedales así que hacia arriba a pie y para abajo frenando para no votar y que no se me agarre la cadena.
Otra vez a tirar de Duatlhon que afición chico.
Llegamos al principio del último cueston de la ruta como la describiría….. “Preciosa” y yo sin poder subir montado y con una mala lecha que vamos hubiera sido capaz de subir en plato grande.
Soltamos sirgas, que nos comento uno que pasaba y nada así que tira para arriba andando, la verdad me iba subiendo la moral según adelantaba gente montada, jeje empecé a oír -tío no nos hagas esto tu andando y nos adelantas que nos bajas la moral por el suelo, jejeje. (A alguno le sonara esto)

Llegamos arriba y unos chavales de Cintruenigo me la apañaron y más o menos pude continuar sin forzar mucho.
A trancas y barrancas llegamos al último avituallamiento, no sin antes pinchar (No era mi día) pero gracias al milagro tubeless ni me baje a mirar y arreglado, pero que avituallamiento con tirador de cerveza y to. Cervecita de rigor y dirección Calcena,” que bien por lo menos acabo”. A tres kilómetros ya en asfalto plaf patilla rota y cambio a cascarla. Quitamos cadena, sujetamos el cambio con bridas y a empujar. En alguna cuesta abajo aun me empujo Guillermo para ayudarme a avanzar. En estas apareció Juan Carlos que ya había llegado hace rato y salió a buscarnos, él fue el encargado de remolcarme hasta la meta, que fuerza de arrastre parecía un John Deere.
La verdad que chapo por mis compañeros que no me dejaron en ningún momento y me acompañaron durante mis tortuosos 20 km finales hasta la línea de meta, para entrar todos juntos.
Recogida de diplomas, duchita, baño en la piscina, comida y pa casa que ya llevamos unas cuantas horas fuera.
Cicloturista preciosa, organización espectacular son verdaderos especialistas, recorrido duro pero que si vas preparado se hace bien y disfrutando.
El año que viene volvemos fijo.
104 KM., 2.700 de desnivel acumulado y 8 horas contando tiempos parados y averías.

Anuncios

Crónica de la Calcenada 2011 (pa` habernos matao!!!)

Sábado 6 de Agosto, a las 5:30 a.m. quedamos en la plaza.

Caras de sueño e ilusión por juntarnos de nuevo, ya que hacía unas semanas que estábamos desperdigados, habiendo dejado la bici un poco de lado (vacaciones, fiestas de Tudela…) .

Hoy estamos un nutrido grupo compuesto por Oscar, Roberto, Samuel, Guillermo, Enrique, Daniel y yo (Iñaki), aunque tenemos un invitado (Fermín) que se une al grupo (que no sea la última vez, eh Fermín!!!).

Tenemos cerca de hora y media de viaje hasta Cálcena y siendo la salida a las 8:00 hay que ir con tiempo para poder prepararse, recoger dorsales…

Durante el viaje empezamos a mirar de lado a lado con un pensamiento fijo en la mollera:

-“Esta carretera baja, baja y baja y me da la impresión de que después tendremos que subir este desnivel…vaya vaya…”

6:20 a.m., nuestra expedición llega a Cálcena y los voluntarios nos conducen al parking. Una explanada a la entrada del pueblo con ámplio espacio y cerca de la salida.

Fermín se queda con unos amigos que le esperaban y el resto preparamos nuestras cosas.

Vamos a por los dorsales y unas amables mujeres nos atienden con una sonrisa (a esas horas…y sonriendo a los participantes…)

Junto a los puestos de dorsales, nos ofrecen café con leche o colacao, galletas y glucosa para la carrera (esto si que se agradece).

Además hace solamente 12 grados y tenemos frío por lo que el desayuno nos va de perillas para entrar en calor.

Volvemos a los coches y furgonetas para descargar bicis, equipación, poner dorsales…

Enrique me ofrece dos glucosport y sabiendo la que nos espera los tomo, junto a otras glucosas que llevo.

Entre unas cosas y otras son las 7:53 y nos dirigimos a la línea de salida.

Saliendo del parking un voluntario nos indica una cuesta (tipo turruntero para los Murchantinos) y nos miramos incrédulos…

Nada, nada…pedales y arriba.

Situados en la línea de salida no nos da tiempo ni para ponernos nerviosos…

El pelotón sale y nosotros cautelosos y desconocedores de lo que nos espera vamos tranquilos a mitad de grupo.

Enseguida Oscar (alias: “la machine”) se descuelga y avanza posiciones a lo que Daniel responde de igual forma.

El resto del grupo vamos rodando tranquilamente por la carretera que ya nos temíamos que habría que subir, hasta Purujosa.

Entre bromas, y risas escucho un silbato (maaaaaaaaaaaaaaalo).

Como ya me imaginaba, nos desvian y señalan una cuesta en un camino cercano. Se terminó lo bueno.

Empezamos a subir y vamos reservando al máximo.

Por supuesto y como siempre yo voy el último de nuestro grupo pero voy controlando la distancia.

A media subida los alcanzo con un pequeño acelerón mientras en estas vamos adelantrando a muchisima gente.

La subida se pone seria, el piso muy suelto y muchos participantes empiezan a andar con la bici al hombro o empujándola, ante la imposibilidad de subir montados. Yo disfruto viendo como la bici tracciona de forma inimaginable para mi antigua montura. La suspensión trabaja de forma increible en subidas…

Atasco 20 metros mas adelante y Guillermo, Enrique y Samuel tienen que echar pie al suelo. Roberto continua unos metros mas sobre la bici pero la gente parada también le obliga a echar pie al suelo.

Yo reduzco mas el paso (plato pequeño y piñon grande) esperando que para cuendo llegue haya via libre mientras voy berreando:

-“Por la izquierdaaaaa, que pasoooo, retiraaaaaa, no te pares ahíiiiiiiii…grrrrrrrrrrrrr guau guau…..”

Al final….al suelo.

La inclinación de la pendiente hace que sea imposible volver a montar y tengo que avanzar unos 10 metros hasta que encuentro un sitio con alguna posibilidad de éxito.

Bien, estoy pedaleando otra vez. Miro hacia arriba y 20 metros mas adelante, mis compañeros están bajando de la bici en el primer avituallamiento.

Han sido 15 kilómetros muy duros y ya hay gente que lo está pasando mal.

Guillermo me pregunta:

-“que tal vas?”

-“Bien, la verdad, de momento muy bien.”

La subida hace justicia a lo que veíamos en el perfil de la prueba y el desnivel ascendido ha sido importante.

En este punto y con la referencia que ofrece la curva del perfil, estaba convencido de que la subida más impresionante y dura estaba culminada (ILUSO DE MI!!!!).

Plátano, naranja, bebida y a montar. Aqui hay demasiada gente y siguen llegando por detras…vaaaaamonos!!!

Samuel, me mira (es bajada) y nos ponemos en cabeza, bajando en estampida.

Hay grietas, llenas de gravilla y mas de una vez nos las vemos para mantener la bici en pie. Alcanzamos al todo terreno de la organización y tras un kilómetro siguiéndolo, nos cansamos de estar ahí detras y adelantamos para adelecelerar aun mas…

Sacamos ventaja y adelantamos a incontables corredores, hasta que decidimos esperar a nuestros compañeros.

Por suerte son buenos bajadores y en 5 minutos nos dan alcance, rodando en grupo a partir de ese momento.

En dicho punto, miro el paisaje y compruebo que el Moncayo queda “allá lejos”, a nuestra derecha mientras nosotros vamos en dirección a Almazán…pero…a donde nos llevan estos maños??? nos alejamos más y más…pero bueno…la organización sabrá…

Llegamos a Borobia, donde hay otro avituallamiento pero decidimos no parar porque vamos bien de bebida y no ha pasado mucho desde el anterior.

Montados en la bici giramos 180 grados (en el punto donde estaba el avituallamiento) para encararnos hacia Moncayo y rodando aprovecamos para tomar una glucosa. La subida ha echo mella pero vamos bastante frescos.

A traves de un camino que como empieza a ser costumbre es cuesta arriba, aunque bastante tendido, vamos avanzando y aumentando kilómetros hasta llegar a Cueva de Agreda. Otro avituallamiento que creo que estaría sobre el kilómetro 28.

Paramos y aprovechamos para rellenar botellines, comer fruta y demás. Las piernas empiezan a dejar constancia del ejercicio realizado y algunos estiramos un poco.

De vuelta a la bici, las flechas del camino nos hacen subir por las empinadas calles de Cueva hasta salir por arriba del pueblo.

Todos cruzamos un río…menos Roberto que en busca de mejor paso para hacerlo se ha encontrado con un cauce mas profundo…jejeje, vuelta atrás y nos alcanza.

Delante tenemos una imponente vista de una larga cuesta y unos sufridos bikers a paso caracolero. Madre madre…pues nada…agachar cabeza, molinillo y para arriba…

Mis compañeros se descuelgan y yo voy subiendo mientras intento reservar (que casi no llevamos una cuarta parte de la carrera…)

En ese punto, con el resto de corredores con los que me encuentro, ya vamos charlando y dándonos ánimos (señal de que vamos compadeciéndonos los unos de los otros…)

A media cuesta adelanto a un chico, de los que gustan el cocido y el buen comer….  se está derritiendo y medice:

-“Pee      ro,    es que      no     podían poner      allllll      gun             llano?   arrffff   arggggg arggggg”

A lo que no encuentro otra respuesta que decirle:

-“Estos maños cuendo se ponen el cachirulo de pensar son mas peligrosos…”

A esto se baja de la bici y me insta:

-“EHhhhhhhh, sin faltar que soy de Zaragoza”

Y mientras yo seguía subiendo y me alejaba le respondo:

-“Pues entonces me darás razón…”

Riendose me dice:

-“Pues si que vas a tener razón!!!!….Y TU DE DONDE ERES???”

-“Navarro”

-“Joooooooooooooder, mira quien fue a hablar….jajaja”

Con la risa en la boca y la vista en el suelo, voy terminando la cuesta mientras Samuel algo mas arriba (unos 150 metros) mete la rueda en una tría y sale disparado en plancha por encima del manillar (por orejas).

No le ha pasado nada así que monta y continúa.

Cuando llego arriba, me preocupo. He perdido tiempo subiendo mientras mis compañeros se han lanzado por una cuesta abajo de varios kilómetros.

Por cierto este sería el punto de más altitud de la prueba (canto hincado a 1484 metros,tengo entendido).

La abajada, lo tiene todo, gravilla, un precipicio a la izquierda, curvas…

Me pongo el cachirulo de bajar (que uno al estar con los maños se aragoniza) y me lanzo al pensamiento de:

-“A estos los pillo si o si”

Empiezo a aumentar la velocidad y me pongo a unos 50 kmts/h. Adelanto a bastante gente pero de mis compañeros ni una pista, lo que provoca que me ponga a bajar en modo: SIN CONOCIMIENTO ALGUNO.

72 kmts/hora y gritando a todo el que me encontraba:

-“QUE VOYYYYYYYYYYYYYYYYYYYYYYYYY”

Alguno cuando le adelanto como un meteorito hasta me ladra algo que no acierto a discernir (deben ser palabras cariñosas y de ánimo, aunque su tono parecía enfadado.. aunque seguro que mi percepción era errónea…jejeje)

Bajo, rezando, porque como reviente o no pueda frenar en alguna curva, voy a volar (literalmente) muuuucho metros.

De repente veo un mallot conocido pero la velocidad que llevo me hace adelantarle cual trolebus sin control mientras Roberto me dice:

-“EHHHHHHHHHHHHHH, ande vaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaasssssssss!!!!!”

Bastantes metros después consigo detener la bici y Roberto me alcanza, para decirme:

-“Estás loco y por cierto llevas la cadena fuera del plato y del piñón”

AHIVA!!!!

Ponemos la cadena y continuamos bajando a un ritmo mas normal, pero unos metros mas abajo están el resto cambiando la cámara de Samuel, algo que por otro lado es una tradición muy arraigada (lo de que pinche Samuel, digo…jajaaja).

Emprendemos la bajada y 50 metros mas abajo hacemos una curva que nos da que pensar…

¿Que hubises pasado si  Samuel (que tambien debía de bajar fino) o yo,  no hubiésemos parado y nos la encontrabamos a esas velocidades?

(Posteriormente Samuel me dijo que él alcanzó 69 Kmts/h en esa bajada). uffffffffffffffffffffffffff

El angelico de la guarda estuvo ahí atento (si es que….les toca cuidar a cada uno…que bueno….jejeje).

Poco mas adelante, avituallamiento CON BOCADILLOS!!!!! YUHU!!! y por poco nos lo pasamos!!!!!

Paramos y  comemos algo para volver a emprender la carrera.

Aunque ya no es tan pronunciada, la pendiente tira hacia abajo y bajamos en grupo de forma bastante civilizada, hasta que ocurre algo curioso.

Como todos sabeis, Guillermo es un típo al que le gusta que la gente esté protegida y sino lo está, él procura que aprendan (yo creo que lo que voy a contar fue por eso….:-)   ).

En medio de una curva llena de grava (grava o piedras porque eran de estas blancas del tamaño de una ciruela) y situados en la parte exterior del camino (sin llegar a estar fuera del mismo) había unos corredores y de repente veo que Guillermo frena y se pone la bici cruzada mientras el salta sobre el sillón como si de un toro mecánico se tratase, despidiendo una lluvia de piedras a los incautos ciclistas que con ojos y boca abierta no acertaban ni a mover un dedo viendo lo que se les venía encima.

Tras recuperar el equilibrio (físicos de todo el mundo no se explican como lo consiguió…) oimos que los chicos aciertan a balbucear:

-“Vamos a quitarnos de aquí que estramos mal puestos”

Con lo que Guillermo consiguió mostrarles la inseguridad y peligro de su situación.

Rumores que corren por la zona de Moncayo nos dicen que los chicos aun no han recuperado el tono de su piel y continúan mas pálidos que un albino en invierno.

El camino termina en una carretera que enseguida reconocemos. Es la que lleva de Vozmediano a Agramonte.

Personalmente y guiándome por el perfil de la etapa, me dije:

-“te queda mucho pero ya has pasado lo peor…ahora ya será otra cosa…”

Y tenía razón….era otra cosa…PEOR!!!

Bajamos hasta San Martín y cuando un voluntario me indica que gire a la derecha, sabía lo que tocaba.

El mismo abuelico que en la carrera de Grisel, estaba en la puerta de su casa y como en aquella vez nos dijo:

-“Tira  tira…que ahí teneis buen tajo…”

Subimos la cuesta, pero no se si por lo subido hoy o que el día de Grisel yo estaba mal físicamente, esta vez me pareció de mucha menor dificultad.

Giramos, subimos, bajamos muchas veces y noto un pinchazo en medio del gemelo izquierdo. Tengo que parar.

Estiro un minuto y vuelvo a montar…maaaaaaaaaaaalo. queda aun la mitad de la prueba y no me mola empezar a estas alturas con pinchazos.

Cada pedalada me advierte que si me paso…el gemelo me lo recordará.

Samuel dice que le duelen los cuádriceps, pero a base de glucosa va tirando (toma glucosa y sale disparado, 15 minutos y baja rendimiento, vuelve a la glucosa….jejeje).

Kilometro 67, voy tocado de verdad me duele bastante el gemelo y cada cuesta es dolor y más dolor.

En este punto empieza a doler el resto del cuerpo. Riñones, hombros (estoy pagando la bajada tan fuerte), cuello y del culo no hablo porque podría freir huevos en él.

Guillermo ve que me quedo atrás y me espera para ayudarme. A ritmo muy suave y sufriendo llego al resto del grupo que ha reducido el ritmo para esperarme….buaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaa que mal!!!!

Paramos en la sombra de un arbol. Necesito estirar el gemelo como sea.

En esas para un todo terreno de la organización a quienes pedimos agua (en los botellines llevamos sopa de acuarius).

-“Llevamos solamente hielo, pero agua no…”

-“Da igual, echad!!!!”

Y ya que estamos les preguntamos.

-“donde estamos? cuanbto queda para el próximo avituallamiento?”

-“ufffffff, pues…..os queda… Estais en el kilómetro 75, aproximadamemte y os quedan unos 6 para el siguiente”

Ah, bueno…pienso yo…

-“Teneis que subir AQUELLA CUESTA”

y yo pienso: Madre!!!!, te refieres a aquella que termina en Saturno y que llevaba 10 minutos rezando para que la ruta no fuese por allí??, hay hay hayyyyyyy…..

-“De todos modos tomaroslo con tranqnuilidad porque por detras queda mas de la mitad de la gente…”

Bueno…quien no se consuela es porque no quiere.

Montamos y continuamos hacia la temida cuesta.

Nada más empezar la pendiente.

PSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSSs

En menos de dos segundos un clavo ha echo un boquete como el del Titanic en mi rueda trasera.

Miro y veo un agujero ANCHO de verdad para ser un pinchazo (como el que haría una escarpia).

Para hacer honor a la verdad, en ese momento no sabía si, el pinchar, era bueno o malo, porque así tenía excusa para subir andando esos kilómetros de tortura. Pero esto de la Tecnología moderna es la bomba caracolera y se autorepara.

(Como me pilló Enrique…)

-“Ala ya se te ha reparado, ya no tienes excusa…jajaja”

Yo no creo que dure mucho y que en cualquier momento volverá a reventar, pero la verdad es que duraría hasta el final de la carrera son perder un ápice de aire, cosa que me continúa sorprendiendo porque aun es apreciable a simple vista el pinchazo en la cubierta.

En cualquier caso, la moral está a dos metros bajo tierra y opto por empezar a andar…

HAY!!!, lo que no sabía era que el gemelo me dolería más empujando la bici que montado en ella…

Nada, otra vez a montar…si es que…

Vista al suelo y empiezo a pensar cuantas y que dulces cosas le diría al diseñador del itinerario si lo tuviese delante mía.

Tantas tiernas y simpáticas cosas se me pasaban por la cabeza que llego arriba (dios existe!!!!!!).

Un momento, no me duele el gemelo (lo que dolía ha debido de reventar y ya no está para doler, porque sino no se explica…a no ser que mi gemelo sea como la cubierta “autoreparable”…).

Bajada y estoy decidido a alcanzar a mis chavales….(no voy a contar como bajaba pero pese a ser asfalto…la rueda delantera me advirtió un par de veces que rozaba el límite de adherencia).

Llego a Talamantes y de repente me llaman por detrás:

-“Que nos hemos confundido!!!”

jajaja, pues nada…otra vez reunidos…

Paramos en el avituallamiento y un participante nos dice…ahorqa queda lo peor…

¿COMO? ¿QUE? PERO QUE ME ESTAS CONTANDO POR DIOS PADRE Y SEÑOR NUESTROOOOOOOO!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!

Es que puede haber peores pendientes? lo peor? ahora nos echan a las fieras? hay que cruzar el amazonas a nado?

-“Ahora tenemos otros 6 kilómetros de subida y para mi…3 intentaré hacerlos sobre la bici y el resto andando”

TOMA!!!!!!! (boca abierta, cerebro cortocircuitado y ojos perdidos en el infinito…es mi fin….estos maños me matan…)

Me meto al local donde reparten el avituallamiento y me pongo HASTA LOS OJOS!!!

Naranja y media, agua y acuarius hasta decir “vale”, relleno botellín, un plátano (o otro al bolsillo para después)…y me mentalizo de que voy a sufrir más que una bruja ante un tribunal de la inquisición.

Salimos del pueblo y en la última casa empieza la subida. Pongo un ritmo super conservador mientras veo como el resto de los míos se van…tira tira….

Voy subiendo e incluso me animo cuando adelanto a alguno hasta llegar a otro avituallamiento. Han sido 4 kilómetros de subida y quiero beber.

-“No pongas el tapón a la botella!!”, le digo al que me sirve

Dos vasos de agua después llega un grupo de participantes al que adelanté y en tan mal estado los ve el voluntario que les anima.

-“Depués de lo que habeis hecho esto es aguantar…que queda poco y si es verdad es que duro pero ahora es apretar los dientes…”

Yo miro la pendiente y veo un par de kilómetros con un desnivel brutal. Estoy desmoralizado.

Estoy MUY mal.

Salgo del avituallamiento (o mejor dicho, de la sombra del arbol bajo el que estaba),  con la bici en mano y busco un sitio con una pendiente algo mas suave para poder montar de nuevo. 10 metros mas adelante lo encuentro.

Pienso en cantar algo y solo se me ocurre “A mi me llaman el tablón”…

Esto no es justo, ya ni si quiera se me ocurren canciones para distraerme?

No quiero mirar arriba y no veo a los de mi grupo (eso significa que me llevan mas de kilómetor y medio).

Al lado del camino hay dos vomitando y varios echados tripaarriba sobre las piedras puntiagudas…a esos ya nos les duele ni eso.

La cuesta gira a la izquierda y voy a reventar. Me bajo de la bici y me pongo a andar. No me importa si me duele el gemelo…un músculo más me da exactamente igual.

Miro hacia abajo a ver si viene algun todo terreno y se me lleva de una vez…estoy derrotado y no quiero sufrir más.

Tengo que pensar en otra cosa, estoy en medio de la nada, con una bici y no puedo ni hablar. Si recuperase algo de moral…

Bebo y me como dos glucosas que se que me darán “gasolina”, para 10 o 15 minutos y espero un rato a que me hagan efecto.

Cuento los pasos, cortos, muy cortos, que voy dando y llego a 892. He andado bastante (calculo que 400 metros) y parece que me siento mejor, e incluso veo todo de otro color…como afecta el cansancio a la cabeza que caundo le metes un poco de energía te levanta la moral…

Decidido. Montaré en la bici, lo voy a dar hasta exprimirme y cuando ya no pueda más me dejo caer sin desmontar y me quedo tirado ahí hasta que pase alguno y avise…

Monto, y pedaleo, venga que tu puedes, estos maños no pueden contigo!!!!

Vaaaaamos, uhhhhhhhhh curioso me duelen muchisimo mas los riñones que el gemelo, y el cuello menos pero los….

Con estas bonitas reflexiones llego arriba.

Menos mal que no había nadie parado allí porque sino me bajo y lo abrazo.

A estas alturas (kilómetro 93) mis compañeros deben haber llegado a la meta, ya estarán duchados…

Me decae la moral un poco pero he superado mucho más de lo que creía nunca que podría aguantar sobre la bici.

Empiezo la bajada y aunque se me da bien, estoy tan cansado que no puedo bajar a mi ritmo normal.

Aun así adelanto a decenas de personas y veo participantes de la prueba que la realizan andando (llevan desde el viernes por la tarde andando sin parar ni por la noche…que campeones).

Por fin!!, un avituallamiento y tienen cerveza!! (puedo ponerme boca arriba bajo el tirador???)

Mientras pienso esas tonterías y voy frenando, veo que ESTAN MIS COMPAÑEROS AHI!!!!

La moral aumenta y me alegro. Los he pillado?  YUHUUUU!!!

-“Samuel ha bajado como una bestia así que no se como habrás bajado tu…”

Me dicen Enrique y Roberto.

-“Pues por una vez, no…porque no estaba para alegrías, ni bajando”.

Venga, siéntate y descansa un poco me dice Guillermo.

Me dan una cerveza que me sabe a gloria y parece que me recupero un poco más.

Ellos dicen que tambien van tocados pero claro, cada uno siente sus males…jejeje

-“Chicos, ahora os quedan 5 kilómetros de carretera y ya está y además bastante llanico…”

Nos dice un voluntario.

No me lo creo…increible…estoy llegando y parece que además voy a llegar MEDIO bien…

Montamos en las bicis y roberto se adelante por la carretera unos cientos de metros mientras Enrique, Guillermo y yo hacemos grupo.

Nada más salir a la carretera bajón moral….

ES QUE TAMBIEN ES CUESTA ARRIBA????

La pendiente es muy poco pero a esas alturas…

Nada, a darle que quiero llegar como sea.

De repente oigo algo así como:

-“Me caGuen la mdre de los que handsalksdk y la pta de la……no decían que era llano?”

Es triste decirlo pero eso me reconforta…si ese se pone así…es que va peor que yo…jajaja

Vamos rodando y Guillermo con Enrique me van sacando unos metros pero no me importa ni hago esfuerzo por seguir el ritmo.

Llegamos a meta con una diferencia de unos 200 metros mientras la gente aplaude.

Quiero bajar de la bici ya!!!

Nos dan el diploma y ahí está Oscar que ha entrado 4 HORAS ANTES!!!! Que barbaridad!!!! de los primeros….

Daniel tambien ha entrado con mas de una hora de deferencia y hasta se ha bañado en el río!!!!

Según nos cuenta, ha ido toda la prueba coin Fermín (díos las crea y las máquinas se juntan) y nos cuenta sus peripecias y que pese a ser tan fuertes ellos tambien han tenido problemas,dolores y tal…

Comemos, nos duchmos y descansamos algo antes de enprender el regreso….que por hoy…

ALGUNOS DATOS; FRASES Y PERCEPCONES DE LA PRUEBA

  • Todos coincidimos enque ha sido una animalada y es muy muy dura
  • Yo nunca creí que se pudiese hacer una prueba tan brutal
  • Samuel -“Llevo un rato pensando y no encuentro un músculo que no me duela”
  • Los voluntarios han sido encantadores en todo momento y la prueba ha estado a un nivel organizativo exquisito
  • Al llegar a casa, cené dos veces.
  • Fermín se pasó por mi casa y compartimos impresiones sobre la dureza, en lo que él está de acuerdo
  • Cuando estábamos desayunando llegaban los primeros que la hacían CORRIENDO tras pasar la noche en ruta!!!
  • La paella de la comida estaba rica y los organizadores atentos para que todo fluyese de forma eficiente
  • Nos faltó quedarnos al concurso de Sangría, pero teníamos un camino de regreso largo a casa.
  • Estoy encantado con la bici y tengo que reconocer que posiblemente con la antígua no hubiuese terminado.
  • El paisaje ha sido muy binito y hemos pasado por parajes imposibles de conocer si no eres de la zona
  • Algunas de las pistas eran coincidentes con la ruta de Grisel que tanto me costó en su día (ahora aquella me parece un paseo)
  • Las cuestas en general estaban muy “rotas” y había piedras suelta a tutiplén, lo que le daba más atractivo tanto a subidas como a bajadas.
  • El olor a frenos quemados de las bicis en la bajada tras el canto hincado era imprezsionante…
  • Isabel, espero que esta vez no te parezca corta la crónica…jejeje (Henry´s Girlfriend)
  • Se que esta no tiene el tono humorístico de otras crónicas pero es que aun no estoy recuperado mentalmente ni para hacer coñas.
  • Sí Marta, nos acordamos de ti (pensabas que no te nombraría??) y a decir verdad bastantes veces.
  • Retomaremos los entrenos para la siguiente prueba: Cicloturista de Fustiñana (la primera prueba de la nueva temporada)
  • Mis últimas noticias son que Oscar ha corrido el cross de la Asunción, por lo que en vista de las pruebas he llamado al manicomio más próximo para que lo encierren (por que está de atar el chaval vamos…)
  • Como siempre: Gracias a todos por leer el blog

Calcenada (!!INFORMACIÓN ACTUALIZADA¡¡)

A pocos días de que se cierren las inscripciones, algunos ya nos hemos inscrito en la prueba.

El proceso pasa por rellenar ESTE FORMULARIO y una vez lo hagas y este completo, con tus datos, pulsas sobre el botón inscribir  te indicará que el proceso se ha realizado.
Posteriormente, debes ingresar 38 € (si no estás federado) en la cuenta bancaria 2085 0137 91 0330141979.

Cuando hagas la transferencia, no olvides indicar en las observaciones de la misma tu nombre, apellidos y dni para evitar que los organizadores tengan problemas localizando tu inscripción, entre las muchas que se realizan.

Algunos datos:

Es una ruta circular que da la vuelta al Moncayo, empezando y terminando en la población de Calcena

La prueba tiene fama de dura, siendo los datos resumen da la misma los siguientes:

  • 104 Kmts
  • 2757 mts de desnivel acumulado
  • habituallamientos cada 5 o 6 Kmts (gracias a los participantes que van corriendo y andando)
Perfil Calcenada

Perfil Calcenada

Mapa Calcenada

Mapa Calcenada

Si quieres más información puedes consultar la hoja de ruta pulsando AQUI.

La web de la organización es: http://www.calcenada.com

Información actualizada:

La organización indica las siguientes observaciones y consejos para la participación en la prueba.

EL CONTROL DE TIEMPOS SE REALIZARA MEDIANTE CHIP. OS RECORDAMOS LA OBLIGATORIEDAD DE DEVOLUCIÓN AL FINALIZAR.

-LA BOLSA DE CORREDOR SE ENTREGARÁ AL FINALIZAR LA PRUEBA EN LA PLAZA SEVERINO AZNAR A PARTIR DE LAS 13:00 h.

TODOS LOS PARTICIPANTES INSCRITOS DEBEN COMPROBAR SU FICHA DE INSCRIPCIÓN, ESPECIALMENTE LA MODALIDAD, FEDERACIÓN Y RESERVAS DE AUTOBÚS. CONSULTAR TU DORSAL

-MATERIAL ACONSEJADO: DNI, MÓVIL (cobertura Movistar), botella de agua o camelbag, linterna o frontal, pilas de repuesto, luz roja de señalización trasera, prenda superior de manga larga o manguitos, cortavientos o chubasquero, manta térmica de supervivencia, crema solar, sombrero, pañuelo para el sol, calcetines de recambio.

-OTROS MATERIALES ACONSEJABLES: guantes, GPS, altímetro, rutómetro, mapas GR-260, gafas, forro polar, botiquín, silbato, barritas energéticas…

-TAMBIÉN OS RECORDADOS QUE NO OLVIDÉIS VUESTRA CÁMARA DE FOTOS, PUBLICAREMOS LAS FOTOS QUE NOS ENVIÉIS.

Os dejo por último este vídeo en el que hay una serie de consejos (en aragonés, osea, mas claro agua…). Atentos al minuto 2:20 y al 2:40 del vídeo momentos en los que indica CLARAMENTE, las dificultades de la prueba:

Calcenada (Vuelta al Moncayo)

En estas fechas, no llegamos a tiempo, para recopilar las muchas rutas y salidas que se programan en nuestras cercanías.

Si hace un instante os proponíamos la II Maratón de los Hayedos, ahora nos vamos con la llamada Calcenada.

Es esta una ruta exigente, y de recorrido circular, dado que comienza y termina en Calcena (de ahí su denominación).

Los 104 Kmts. con 2750mts de desnivel acumulado, pueden ser realizados en carrera (ultramaratón), a caballo o en BTT (que es el caso que nos ocupa).

Los corredores de a pié saldrán un día antes, mientas que los Bikers, saldremos el 6 de Agosto de 2011.

En la web de la organización, ya se avisa que la inscripción debe ser realizada por adelantado y mediante ingreso bancario, ya que no se permitirán inscripciónes el mismo día de la prueba.

Si te animas a realizar la ruta podrás encontrar mas información AQUI.

Calcenada

Calcenada